Este post es parte de la serie titulada: Mujeres y Sonido

Otros post de esta serie:

  1. Mujeres y sonido. Los números cambian pero…
  2. La mujer sin cabeza. Still Alive!
  3. 113 años y una ópera con recuerdos electroacústicos (Current)
  4. Womens in Media Arts base de datos online de Ars Electronica

En el diario se anuncia que la última vez que el Metropolitan Opera de Nueva York presentó una obra escrita por una mujer fue hace 113 años y que este 2016 esa situación se rectificará con el estreno de la ópera  L’Amour de Loin (El amor de lejos) de la compositora finlandesa Kaija Saariaho.

El tema ha salido en todos los diarios pero me gustaría abordarlo desde otra mirada, lo curioso es que la mayoría de periodistas que han escrito acerca del tema son hombres y eso de alguna forma me ha incentivado a escribir al respecto.

Comencemos este recorrido desde L’Amour de Loin, la obra. Ópera que mezcla sus raíces con la música electroacústica.

L’Amour de Loin es una ópera en cinco actos estrenada el 15 de agosto de 2000 en el festival de música y teatro de la ciudad natal de MozartSalzburger Festspiele” 

Basada en el poema “La vida es breve” en el cual los  juglares del S.XIII recrean poemas autobiográficos del trovador medieval Jaufré Rudel de Blaye. Llamado Príncipe de la villa de Blaye quien fue caballero de la corte de Leonor de Aquitania; reina consorte de Francia e Inglaterra y una de las mujeres más ricas y poderosas de Europa occidental durante la Alta Edad Media. Jaufré Rudel de Blaye estaba enamorado a la distancia de la Hodierna de Trípoli, condesa de Trípoli, de quien se decía que era muy bella pero a quién Jaufré nunca había conocido en persona; sin embargo le escribía largos poemas de amor.

Por mayo, cuando los días son largos,en mayo
me agrada el dulce canto de los pájaros de lejos,
y cuando me aparto de allí,
me acuerdo de un amor lejano;
voy de humor apesadumbrado y sombrío,
de tal suerte que ni la poesía ni la flor del blancoespino
me placen tanto como el invierno helado.

La leyenda dice que la condesa de Trípoli lo invitó para que la conociera personalmente y Jaufré fue a verla pero enfermó durante el viaje y murió en los brazos de ella. Ella, lo hizo sepultar con gran honor en la casa del Temple y ese mismo día se hizo monja.

Kaija Saariaho se relaciona con el poema “La vida es breve” estando en Francia en los años 80′ mientras estudiaba técnicas relacionadas con computadoras y análisis espectral en la música electroacústica.

Kaija pensaba que no podría escribir una ópera pero una vez convencida y frente a los manuscritos originales de Jaufré comenzó una obra llamada “Lonh” en 1996; una pieza para soprano e instrumentos electrónicos.

Aquí un video del performance realizado por Robyn Driedger-Klassen como soprano
y Will Howie en instrumentos electrónicos en 2012.

En 1999 decide terminar de escribir la ópera L’Amour de Loin y convoca al escritor libanés Amin Maalouf para ayudarla con el libreto y terminar de desarrollar la idea de ese amor imposible. En el año 2000 finalmente estrena la ópera en Salzburger Festspiele.

Los diarios más importantes de Estados Unidos titulan la presentación en el Metropolitan Opera de Nueva York de L’Amour de Loin no desde la mirada de la obra sino desde la mirada de genero, pero Kaija deja en claro que ese no puede ser el único tema de conversación.

“Es algo ridículo, siento que deberíamos hablar de mi música y no de que yo sea una mujer”  Kaija Saariaho para una entrevista con la NPR

Al parecer la noticia sigue siendo que ella sea mujer y presente una ópera en el Metropolitan Opera de Nueva York después de 113 años de que ninguna mujer halla presentado una ópera allí.
Es que en realidad esa es una noticia que tiene una historia subyacente y que el enunciado: “la última vez que el  Metropolitan Opera de Nueva York presentó una obra escrita por una mujer fue hace 113 años” sólo muestra un pequeño fragmento de lo que esto significa.

La obra de Kaija Saariaho toca un tema sumamente conocido en el ámbito de la ópera el amor y la muerte, sin embargo decide abordarlos desde un ángulo completamente diferente.

“Hablo de la mentalidad de estos personajes. ¿Qué significa amar a alguien?, ¿Realmente amamos a otra persona, o amamos nuestra idea del amor? Y, entonces, sobre la muerte: ¿Qué nos sucede cuando perdemos a alguien a quien amamos?”

En los últimos años en el Metropolitan Opera de Nueva York, más conocido como Met, se han presentado un modesto número de óperas minimalistas  de la mano de compositores como Philip Glass, John Adams y Nico Muhly; que de alguna forma, a intervalos, hacen uso de la experimentación con sonido.

Pero Kaija Saariaho  tiene en su haber una marcada tradición vanguardista y de música electroacústica. No es sólo mujer, es una mujer que trabaja con sonidos experimentales en un mundo donde la música clásica es todavía “blanca, masculina y patriarcal” como dice la compositora Olga Neuwirth.

“Cualquier organización que desee afrontar el desequilibrio de género se verá obligada a hacerse más moderna, como lo ha hecho el Met. El pasado será siempre un reino dominado por los hombres, por no hablar de un modelo casi exclusivamente blanco. El presente, por el contrario, está lleno de diferentes caras y voces diferentes. La desolación del momento político actual, con su repulsivo auge de la retórica misógina y racista, debería hacer más urgente ese proyecto de modernización”. Escribe el crítico Alex Ross en el New York Times de la semana pasada.

L'amour de loin presentación MET 2016. Foto: Nicola Frank Vachon

L’amour de loin presentación MET 2016. Foto: Nicola Frank Vachon

En una reseña del periódico New York World en marzo de 1903 aparece el siguiente párrafo:

“Después de una hora de música ultra-moderna, estridente, sin forma, la música apasionada que agita la sangre con el estruendo del bronce, los chillidos de cuerdas, la queja de los vientos; la audiencia en el Metropolitan Opera House clamó por el compositor y contuvo el aliento cuando apareció: una criatura frágil, femenina, con un vestido bastante viejo de seda negra, rosas rojas en el cabello oscuro… era Ethel M. Smyth, una joven inglesa, cuya ópera de un solo acto, Der Wald, acababa de recibir su primera presentación americana.” Archivos del Metropolitan Ópera acerca de la única presentación de una ópera realizada por una mujer.

Ethel Smyth no fue cualquier compositora. Nacida en 1858 era una gran activista, miembro activo del movimiento de sufragio femenino (fue la compositora de la famosa “Marcha de las Mujeres” himno del sufragio femenino). Irónicamente su música fue considerada “muy masculina” para una compositora mujer.

“La música de Smyth rara vez era evaluada simplemente como la obra de un compositor entre compositores, sino como la de una ‘mujer compositora’. Esto hizo que se mantuviese al margen de la profesión, y junto con el doble estándar de la estética sexual, también la colocó en un doble vínculo. Por un lado, cuando compuso música poderosa y rítmicamente vital, se decía que su obra carecía de encanto femenino. Por otro, cuando produjo composiciones delicadas y melodiosas, fue acusada de no estar a la altura de las normas artísticas de sus colegas varones.” Eugene Gates – Damned if you do and Damned if you don’t: sexual aesthetics and the music of dame Ethel Smyth –  Journal of Women music 2006

Aquí un archivo de la BBC de 1937 donde la voz de Ethel Smyth cuenta su encuentro con el Kaiser, y la lucha para conseguir poder terminar su ópera Der Wald. La ópera que finalmente se estrenó en el Met en 1903.

Estamos en el 2016 y las reseñas siguen sonando como en el 1903.

“Un acompañante que tocaba en una audición me preguntó cuándo iba a llegar el compositor y cuando le dije que yo era el compositor, él dijo: ‘Oh, esta música es muy linda’. Tuve una crítica que llamó a la música ‘suave’. Son pequeñas cosas en las que  el lenguaje de género no es algo tan evidente como ‘Esta persona no está calificada porque es una mujer’. Pero hay dos lado. En un la pregunta es: ¿La gente te trata de manera diferente porque eres una mujer? Por otro lado es: ¿Es el acceso diferente para usted, porque usted es una mujer? Eso es definitivamente cierto”.  Kamala Sankaram en una entrevista con el New York Times

¡Cuántas reseñas resuenan en mis oídos similares a las de Ethel Smyth! Me he topado con descripciones acerca de cómo soy y cómo es lo que hago en los que he encontrado referencias a mi persona como “minúscula”, “sombría”, “oscura”, “extravagante” adjetivos que no entran de lleno en la descalificación pero que de alguna manera son incómodos. Muchas veces me he encontrado con que no “encajo” incluso en lugares donde supuestamente debería hacerlo.

“El mundo clásico ha sido muy duro con las mujeres. Simplemente no nos toman en serio de la misma manera. Hay ciertos procedimientos en la tradición de Europa Occidental que son muy respetados, y mi música ofrece otra manera de hacer cosas que es tan rica y poderosa, pero es un conjunto diferente de procedimientos. Sé que a veces la música no se ha tomado tan en serio como debería, porque la meticulosidad de ella y la complejidad de ella no es tan evidente.
Una vez estaba trabajando con un coro, y les di mis partituras y me dijeron: “Oh, podemos leer esto, esto es tan fácil.” Y yo le dije, “ve por ello.” Y entonces, cuanto más intentaron cantar, más se dieron cuenta lo difícil que era. La superficie parece muy simple, pero en realidad es muy compleja y muy complicada “.
Meredith Monk

Sin embargo aunque comparto gran parte de las situaciones aquí mencionadas, retomo el pensamiento de Kaija Saariaho: Es algo ridículo, siento que deberíamos hablar de mi música y no de que yo sea una mujer”

¿Cuándo dejamos de ver la obra para sólo centrarnos en el género (masculino o femenino)? ¿Es posible separar las aguas y analizar la obra sin analizar el lugar de la mujer en el arte? ¿Somos capaces de despojarnos de esa coraza que de alguna forma nos protege en un mundo: blanco, masculino y patriarcal?

Vuelvo a la obra de Kaija Saariaho que habla como tantas otras del amor y la muerte y pienso que no, no podemos despojar la obra del artista. Nuestra mirada del amor y de la muerte es distinta que la de los hombres. Por eso esta ópera es tan especial. Del amor ya se habló, de la muerte también; pero en esta obra el amor imposible de un hombre es interpretado por una mujer. El poema toma otra dimensión, otro desafío.

Regreso al verso de Jaufré Rudel de Blaye y coloco al lado uno de Alfonsina Storni:

“Te ando buscando amor que nunca llegas,
te ando buscando amor que te mezquinas,
me aguzo por saber si me adivinas,
me doblo por saber si te me entregas.”

En el año 2008 el Bergen National Opera y el Festival Internacional de Bergen (Noruega) presentaron una producción de L’amour de loin realizada por los artistas Michael Elmgreen e Ingar Dragset quienes crearon una película de animación en lugar de un escenario. Aquí el trailer de la película.

L’amour de loin se presenta en el Metropolitan Opera de Nueva York del 1 de diciembre de 2016 al 29 de diciembre de 2016. En muchos cines al rededor del mundo se podrá ver la ópera completa en HD (aquí para consultar más información )

La obra compuesta por Kaija Saariaho, tiene como diseñador de sonido a Mark Grey uno de los diseñadores de sonido más conocidos en el mundo operístico.

 

(Para la realización de este artículo se tomaron como fuentes artículos del : New York Times, NPR, New Yorker, Archivo del Metropolitan Opera de Nueva York, Archivo de la BBC)

Continúa leyendo la serie: