[dropcap letter=”H” shape=”square”]ace algunos meses hablé acerca del videojuegoThe Last Guardian” (ver post) , su larga espera y su interesante diseño de sonido.[/dropcap]

Hace pocas semanas me topé con otro interesante videojuego que salió a la luz en enero de 2016, tanto para PC como para Xbox One.

Se trata de una aventura sobrenatural inspirada en las películas de culto “Stand by Me” (si tienes entre 25 y 40 años seguramente recordarás con mucho sentimiento a la banda de chicos caminando por los rieles del tren) y “Poltergeist”. Sin duda alguna regresaron los 80’.

[youtube id=”FUVnfaA-kpI” width=”600″ height=”350″]

Cuando me asomé al juego hace algunas semanas, parecía tan sólo una aventura gráfica para adolescentes, sin embargo a medida que la historia avanzaba sin duda el juego me atrapó. La historia está bien contada.

Tiene historia y eso ya es mucho pedirle hoy en día a un videojuego. La forma de juego también tiene su costado interesante y está relacionada con el diseño de sonido y la radio.

En el juego un grupo de chicos adolescentes se va de campamento a una isla llamada Edwards Island” y uno de ellos decide llevar una radio portátil.

El uso de este instrumento por parte del jugador no queda del todo claro en el tráiler del juego así que el estudio independiente Night School1 decidió postear en su página de Internet algunas entradas respecto del fenómeno; radiofónico con el fin de acercar a su audiencia un poco más a la historia de la radio e ir develando el uso que podrá hacerse de la radio portátil durante el juego.

En uno de los primeros post que realizaron recomendaron tres podcast que yo a su vez recomiendo escuchar.

El programa: “The Memory Palace: These Words Forever” realizado por Nate DiMeo en el año 2009.

La segunda recomendación es un excelente programa “The Extractor – The Truth” realizado por Jonathan Mitchell en 2014.

La tercera recomendación es “Conrad’s Garage” realizado por Radio Diaries en el 2013.

En el siguiente post acerca de la historia de la radio hicieron referencia a las emisoras de número o estaciones numéricas. Emisoras utilizadas durante la Guerra Fría para enviar mensajes espías o con fines de espionaje, aunque esto nunca fue reconocido abiertamente por ningún gobierno.

En este tipo de emisoras muchas veces se escuchan secuencias de números, palabras, letras, tonadas o código morse. La voz que lee la información puede ser automática o producida en el momento. Estas transmisiones aparecen y desaparecen del dial intermitentemente.

 

 

Uno de los proyectos más interesantes acerca de las emisoras de números y que tiene su presencia en las redes sociales es el “The Conect Project” que se ha dedicado a grabar y recolectar grabaciones y transmisiones de las emisoras de números y ha editado varios CDs con grabaciones, algunas de ellas muy extrañas. Si buscas interferencias y sonidos extraños ese es un buen lugar para encontrarlos. (https://soundcloud.com/the-conet-project)

 

Oxenfree
Seguramente el lector se estará preguntando, como yo en su momento, qué tiene que ver la historia de la radio con un videojuego de aventura sobrenatural inspirado en la película “Stand by Me”.

El elemento de la radio portátil lleva este videojuego a un plano diferente. La radio le permite al jugador jugar entre las capas del videojuego, abre otra dimensión para explorar el juego (idea similar a la del second quest del famoso videojuego Zelda). Durante el juego la radio provee al jugador de información que será de utilidad, le otorga pistas acerca de la propia historia del juego y de los acontecimientos sobrenaturales que ocurren en la isla. Sin embargo nadie sabe con exactitud qué sonidos puedes encontrar en la radio ni cuándo los encontrarás.

Otro dato interesante es el formato de la radio: Análoga. Cualquiera pensaría que para un videojuego dirigido al público adolescente la radio convencional utilizada sería la radio digital. Sin embargo el aspecto de la radio análoga, que puede captar varias estaciones de radio a la vez según su posicionamiento, sedujo a los realizadores del viedojuego.

Por otra parte también se pensó en el jugador como usuario y se desarrolló la radio de forma que el jugador pudiese sentir, desde su joystick, el cambio gradual que realiza una radio convencional para sintonizar las estaciones.

En una conferencia a la que me invitaron el año pasado aventuré la idea de que el futuro de la radio se encontraba en los videojuegos (ver post). En este momento suena a través de mis auriculares una vieja canción que dicta: “El futuro llegó hace rato2…”

Sin duda alguna éste es un excelente videojuego tanto para el público adolescente como para los que éramos adolescentes en los 80′, como también para los interesados en los videojuegos de aventura.

La idea del diseño sonoro en este juego no sólo es innovadora e involucra elementos acerca de la historia de la comunicación y el sonido sin olvidarse de la jugabilidad y las nuevas formas de comunicación; si no que además esas ideas sonoras forman parte fundamental del relato.
Sí, la historia tiene un relato y además nos permiten modificarlo.


El videojuego se llama Oxenfree y está disponible para PC y Xbox One desde mediados del mes de enero de 2016.

 

 

 

Aquí el trailer:
[youtube id=”tcQQkStphwE” width=”600″ height=”350″]

1Night School es el nombre del estudio independiente encargado de este videojuego, su primer videojuego. El estudio fue fundado en el 2014 por Sean Krankel y Adam Hines. Uno de sus principales intereses es realizar videojuegos centrados en la intersección de la historia y la interactividad.

2Todo un palo – Patricio Rey y sus redonditos de Ricota. Una de las canciones más transmitidas por la radio FM argentina en la década de los ochenta.

Foto de portada: Grupo de adolescentes reunidos alrededor de una fogata en un campamento de verano. American Jewish Historical Society.