This post is part of the series Proceso: Ritual Radio

Other posts in this series:

  1. ¿Qué es Ritual Radio?
  2. Es sólo cuestión de perspectiva (Current)
  3. La finitud de los sonidos
  4. La intimidad de las reverberaciones

[dropcap letter=”A” shape=”square”]yer terminaron mis primeras 72hs para el proyecto Ritual Radio.[/dropcap]

 

Ritual Radio es un conjunto de historias de ciencia ficción que se irán contando por semana a través de YouTube. Sí radio a través de YouTube.

La idea es escribir durante la semana acerca del proceso de trabajo de cada uno de los capítulos.
Cada capítulo de la historia contará con un tratamiento diferente en materia sonora. Un diseño de sonido diferente que deberá realizarse en 72hs.

En este primer capítulo puso mi atención en el tratamiento de voces.
La voz siempre es todo un reto en la producción. En la mayoría de las producciones se busca que las voces suenen claras, sean entendibles. “La voz es la que cuenta”.

Sin embargo a mí me gusta tratar el sonido de la voz como un juego, como un sonido más. Con el correr de los años he aprendido que no es necesario que toda la frase sea inteligible, con que se resalten algunas palabras clave el resto, el cerebro lo a completa. Me gusta trabajar la voz como un sonido más. Pero aquí nos encontramos ante las dos formas más comunes de arruinar una voz :

  • La voz es tan clara que se le han sacado matices, respiraciones, color, energía.
  • Se le ha realizado un tratamiento tan exhaustivo con efectos, que la voz se ha perdido y uno ya no sabe cuantos plugins hay en la cadena de efectos.

Para un trabajo como Ritual Radio elegí jugar con pocas voces. Principalmente por un tema de tiempos. En este proyecto hay tan sólo una voz principal que es la que relata la historia a la cual se le sumarán otras voces como elementos sonoros.

La voz principal es la mía, no soy locutora ni mucho menos pero es la voz más a mano que tengo y nuevamente por cuestiones de tiempos es la más fácil de grabar.

En todo relato la voz principal debe poseer una cualidad particular: Debe destacarse del resto de voces y elementos sonoros. Quien escucha debe entender instantáneamente que eso que escucha es la voz principal. Es quien le va a contar el relato, quien lo llevará de viaje.

La mayoría de las veces se piensa que esa fuerza reside en la voz locutada, limpia y con esa energía particular que sólo se adquiere mediante la utilización de herramientas como compresores y limitadores. Éste es un error de lo más común. Para lograr el efecto de “voz locutada” el tratamiento de voz suele ser el siguiente:
-Limpieza de respiraciones y ruidos.
-en algunos casos ecualización
-compresión y limitación en la voz
-Edición y mezcla.

A mí particularmente no me gusta tratar la voz con compresores y limitadores. Trabajo la voz desde otra perspectiva, para mí no todas las voces tienen que sonar locutadas y, como ya dije, tampoco entendibles completamente esto no las hace más cercanas al oyente.

Una característica principal en todas las voces es que cada una cuenta con un aparato de resonancia propio y único que es el cuerpo de la persona que compone la voz. Esa caja de resonancia produce su propia energía. Cualquier voz puede volverse en voz principal, siempre y cuando se sepa tratar con las herramientas adecuadas.

Las voces locutadas suelen aguantar bien los procesos de compresión y limitación; sin embargo las voces que no están educadas para una proyección de voz pueden simplemente sonar muy duras/ásperas si colocamos estos procesos sin más.

Cuando trabajo juego con tres herramientas fundamentales e imprescindibles para dar energía y proyección a una voz que no es profesional:

  • Una adecuada limpieza de la voz.
  • Los sonidos que van antes y despúes de la voz.
  • Los sonidos que van de fondo (sonidos colchón que los llamo)

Comencemos por una adecuada limpieza de la voz. En el Taller de edición de voces explico diferentes procesos para realizar esta tarea. Muchas personas dan estos proceso por sentados y simples; y suelen realizarlos de una sola forma para todas as voces (la que es es más práctica o la que primero aprendieron). Pero en la limpieza de voces se encuentra el primer y más preciado de los secretos para obtener una buena edición luego y no todas las voces pueden ser tratadas de la misma manera. El tratamiento que se le dé, comenzando por la limpieza, dependerá del producto al cual se quiera llegar.

Algunas voces necesitan del sonido de la respiración, de sus ruidos vocales; otras necesitan ser pulcras e impolutas, otras semejantes a un robot, otras metálicas, etc.

Cada voz es como una casa y cada casa se limpia de forma diferente.

En el caso de Ritual Radio y la decisión de utilizar mi voz como la voz narradora:

Una vez que limpié las dos voces que iba a utilizar me dí cuenta que la voz secundaria (una voz masculina entrenada en la locución y proyección de voz) opacaría mi voz desde un comienzo y que era probable que el oyente la tomase como voz principal.

[small_title header_text=”¿Cómo hago que mi voz (la voz principal) tenga más presencia que la voz secundaria?”][/small_title]

Probé el recurso de potenciar mi voz mediante los procesos de compresión y limitadores, sin embargo no me gustó el resultado. Entonces pensé el proceso desde otra perspectiva.

La solución más interesante fue darle la oportunidad al oyente de realizar una comparación.

Decidí que la primera voz que se escucha en el audio no fuera la del narrador sino la voz secundaria, la efecté levemente. Un breve delay, reberv y distorsión. A esto le sumé un sonido que lo coloqué por encima de la voz (dejando que la voz sea entendible, el sonido sólo acentúa lo que está diciendo la voz). La intención fue mostrar una escena en acción antes de comenzar el relato.

Después de esta escena coloqué un sonido de pitido, de corte; que lleva al oyente hacia una escena más calma donde aparece la voz principal la cual dupliqué, ecualicé mínimamente en las frecuencias grabes y, al segundo track (el duplicado), le coloqué un pequeño reberv.

[small_title header_text=”¿Qué hace esto?”][/small_title]

Al duplicar la voz la intensidad de la voz se potencia. Al ecualizarla levemente logro controlar esa intensidad de sonido.  Al colocar un reverb en la segunda voz no sólo controlo la intensidad de sonido sino que hago que esa intensidad se transforme en espacialidad. Y esa espacialidad es lo que le otorga cuerpo a la voz principal.

Pero para que este recurso funcione tenía que colocar la escena con la voz secundaria al comienzo, sino este recurso de espacialidad en la voz principal se perdería. Lo que le da cuerpo y espacialidad a la voz no es solamente el reverb y la duplicación; es la comparación con la voz que se escucha primero.

Una voz distorsionada con poco espacio entre sonido y sonido hace que una voz que no se encuentra afectada por otros sonidos, se escuche más clara y potente.

Siempre tenemos que pensar que la principal herramienta que estamos trabajando son las intensidades de sonido; y ésta intensidad de sonido es una comparación que hace el cerebro entre uno sonido y otro.

Si tomamos en cuenta los sonidos que anteponemos a una voz principal y los sonidos que vienen despúes tendremos otros recursos para el tratamiento de la voz.

Ésta herramienta no es novedosa; sin embargo muchas veces nos olvidamos que tan sólo se trata de jugar con la perspectiva del oyente.

Imagen de portada: False Perspective – William Hogarth


Continue reading this series: