El estudio de arquitectura y diseño STUDIOKCA junto con Dan Goods y David Delgado del Jet NASA Propulsion Laboratory y el diseñador de sonido Shane Myrbeck  han creado una instalación sonora llamada “Orbit Pavilion” donde se puede escuchar los sonidos de los satélites que orbitan alrededor de la tierra.

orbit-pavilion

La estructura inspirada en la idea de escuchar el mar a través de la concha de un caracol, está formada por paneles de aluminio perforados y en el interior cuenta con 28 altavoces que permiten “escuchar” los 19 satélites de la NASA. Cada satélite hace que los altavoces generen un sonido simulado, que va desde los vientos del desierto hasta una ola estrepitosa o hojas crujientes.

“La NASA utiliza una flota de satélites para observar la Tierra: sus patrones climáticos, la atmósfera, los niveles del mar y las corrientes oceánicas, los vientos y las advertencias sobre las tormentas y los recursos de agua dulce. Esta pieza representa el movimiento orbital de estas naves espaciales utilizando un sistema de sonido inmersivo a gran escala”

orbit_pavilion estructura

La pieza de sonido está dividida en dos partes, cada una con un sonido que representa el camino de un satélite. Una sección muestra el movimiento de los satélites comprimiendo los datos de un día de trayectoria del satélite   en 1 minuto, esto provoca que los oyentes estén envueltos por una sinfonía de 19 sonidos girando alrededor de ellos.

La otra sección representa la posición en tiempo real del satélite. Cuando un sonido está sonando, si un oyente señala la dirección del sonido estará apuntando exactamente al satélite orbitando cientos de millas por encima de la tierra.

“La composición dice algo acerca de los satélites, tanto donde están posicionados como lo que estudia cada uno de ellos. Los sonidos que representan la ubicación de los satélites en tiempo real tienen texturas electrónicas y mecánicas, jugando con sonidos que hacen pensar en satélites. Cuando las órbitas se aceleran, decidí centrarme más en las misiones; estos satélites forman parte de misiones en donde se estudia la atmósfera, los océanos y la geología – nos ayudan a entender mejor cómo está cambiando nuestro planeta. Veo  a los satélites como una especie de centinelas o protectores. Para evocar esta sensación creé un paisaje sonoro basado en grabaciones de campo mezcladas con tonos musicales, creando un ecosistema sinfónico que está destinado a ser tanto envolvente como reconfortante” -Shane Myrbeck.

La instalación fue presentada en 2015 en el World Science Festival y ahora se encuentra finalmente montada en el Huntington Gardens en Pasadena, California – Estados Unidos.