Este post es parte de la serie titulada: Espacialidad y Sonido

Otros post de esta serie:

  1. Una época signada por los espacios
  2. Cómo el sonido puede ayudarnos a retroceder en el tiempo
  3. Escuchando la historia, escuchando Stonehenge (Current)
  4. Una sala de conciertos acústicamente perfecta

“¿Quién habría pensado que uno de los sitios arqueológicos más estudiados en el Reino Unido todavía tendría secretos ocultos a simple vista? Sin embargo la mayoría de los estudios anteriores de Stonehenge se centraron en mirar el sitio, en lugar de escucharlo.”

La historia se vuelve fascinante a medida que uno avanza. Una vez más le prometo al lector un viaje, sin importar la extensión. Sumergirse entre historias de la historia perderse en el tiempo y el espacio.

Stonehenge es una de las mayores maravillas del mundo. Es una construcción única entre los círculos de piedra sobrevivientes debido a la formación de “poste y dintel” (construcciones que emplean soportes verticales y vigas horizontales en vez de arcos o bóvedas).

Stoneheng

Se sabe que su construcción probablemente comenzó en el siglo 30 aC, y que fue construida en seis etapas; a través de un periodo de 1200 años, durante la transición entre el período neolítico y la Edad de Bronce. Los constructores no fueron un sólo pueblo sino una serie de pueblos que se sucedieron uno a otro en el sur de Inglaterra.

La construcción de Stonehenge ha sido atribuída a el mago Merlín, a los druidas, los romanos, los daneses, fenicios y egipcios; a gigantes y duendes y a refugiados procedentes de la Atlántida.

Pero para los ingleses, Stonehenge es un icono del pasado británico conectado con “Los druidas” personajes miembros de la clase alta, profesional y sacerdotal de Gran Bretaña, Irlanda, Galicia, la Galia (Francia), y posiblemente otras partes de la Europa Céltica durante la Edad de Hierro.
Estos personajes aparecen en una serie de relatos de la cultura celta al igual que en otras culturas indoeuropeas; sin embargo se tiene de ellos únicamente breves descripciones. Un gran número de esos escritos son greco-romanos donde se describen los sacrificios humanos, su creencia en la reencarnación y su alto estatus social en los pueblos galos.

Nada se sabe aún sobre las prácticas de culto de los druidas, excepto por el ritual del roble y el muérdago que aparece en el libro “Naturalis historia” del procurador imperial romano Plinio el Viejo. Una enciclopedia que pretendía abarcar todo lo que hasta ese entonces se sabía del mundo y que hoy, es una de las mayores obras individuales que sobreviven del Imperio Romano.

El médico inglés William Stukley, un enamorado de Stonehenge, aseguraba que el espacio había sido construído por los druidas que era una secta de fenicios llegados a Gran Bretaña en la época de Abraham. Sostenía que la patria de los druidas era la misma que la de Abraham: Canaán; que adoraban al mismo Dios que los cristianos y que su templo, Stonehenge, era precursor de las catedrales inglesas.

Aunque hoy en día se sabe que Stonehenge es anterior a los druidas la creencia popular del siglo XIX de que fue construido como templo por los druidas dió paso a otras historias y puntos de referencia.

 

Entre los escritos acerca de Stonehenge del siglo XIX se destaca el del escritor inglés Thomas Hardy quien vivía muy cerca de las ruinas y en varias ocasiones expresó su preocupación de que la Revolución Industrial que se estaba dando produjera un cambio drástico en el sitio arqueológico. Los temores de Hardy por Stonehenge estaban bien fundados; por una parte el cambio agrícola en la localidad se estaba extendiendo, y por otro lado Stonehenge se estaba desmoronando debido a la interferencia humana que visitaba las ruinas sin cuidado o supervisión, situación que se rectificó en el siglo XX.

Thomas Hardy por William Strang 1893

Thomas Hardy por William Strang 1893

En la novela de Thomas Hardy publicada en 1891 Tess of the d’Urbervilles”  en el capítulo final los protagonistas llegan a Stonehege:

“—¿Qué será esto? —exclamó Ángel.
—Mira cómo zumba, Ángel —observó Tess.

Escuchó Ángel. El aire, al rozar la mole, producía un zumbido semejante a la nota de un arpa gigantesca de una sola cuerda. No se oía ningún otro sonido, y levantando Ángel la mano y adelantándose unos pasos, palpó la superficie vertical de aquello que parecía ser un monolito enterizo, sin junturas. Paseando por él sus dedos, pudo comprobar Ángel que se trataba de un colosal pilar rectangular; y extendiendo la mano izquierda, se cercioró de que a su lado había también otro semejante. A inmensa altura sobre sus cabezas, había algo que parecía ser el amplio arquitrabe que unía horizontalmente a uno y otro pilar. Entraron cautelosamente los jóvenes en el espacio intermedio, y los paramentos reprodujeron el leve rumor que habían provocado, pero aún seguían teniendo la sensación de hallarse a la intemperie. No había techumbre.

Suspiró Tess amedrentada, y Ángel, perplejo, dijo:
—¿Qué será esto?

Caminando lateralmente dieron con otro pilar en forma de torre, tan cuadrado y masivo como el primero. Más allá había otros dos. Todo se volvían puertas y pilares, algunos de estos últimos unidos por arquitrabes continuos.

—Un verdadero templo de los vientos —dijo Ángel.

El pilar inmediato estaba completamente aislado. Otros componían un trilito, y algunos estaban caídos formando una calzada lo bastante ancha para permitir el paso de un carruaje.
No tardaron en comprobar los fugitivos que aquello era un verdadero bosque de monolitos, agrupados en la verde extensión de la llanura.
Se internaron más en aquel pabellón de la noche y allí hicieron alto.

—Esto es Stonehenge —exclamó Ángel.
—¿El templo pagano?
—Sí. Más viejo que el tiempo; más antiguo
que los d’Urberville. ”  Tess de D’Urberville- Trad M. Ortega y Gasset

“Tess” Roman Polanski 1979

Thomas Hardy no sólo estaba interesado en Stonehenge,  sino en la arqueología en general; tenía amistad con varios anticuarios locales lo que hizo despertar su interés en el tema, y conversó frecuentemente con ellos sobre nuevos hallazgos arqueológicos en Inglaterra. Este tema fue significativo para el período victoriano ya que la arqueología sacudió los fundamentos mismos de la sociedad del siglo XIX con sus hallazgos. Los avances arqueológicos cambiaron el enfoque de la historia, y sirvieron como recordatorio a los victorianos de que existía un tiempo anterior al de la sociedad actual, antes del cristianismo y del sistema de clases inglés.

Thomas Hardy percibió sonidos particulares en Stoneheged, sonidos que muchos aún perciben.

El aire, al rozar la mole, producía un zumbido semejante a la nota de un arpa gigantesca de una sola cuerda.

Muchas personas dicen que experimentan algo especial cuando se reúnen en Stonehenge y tocan instrumentos dentro del círculo de piedra.

Pero no debemos olvidar que Stonehenge es una ruina. El sonido que originalmente tenía hace 3.000 años, se perdió. Sin embargo, utilizando tecnología para videojuegos y simulaciones arquitectónicas hace unos años el Dr. Rupert Till de la Universidad de Huddersfield creó, con la ayuda de algunos instrumentos antiguos, una aplicación que simula cómo sería el sonido de Stonehenge hace 3.000 años con todas las piedras en su lugar.

El análisis acústico matemático de los planos arqueológicos de Stonehenge se complementó con el análisis acústico de un modelo digital de Stonehenge utilizando software diseñado para simulaciones arquitectónicas. Los resultados de este análisis superaron todas las expectativas. La etapa final de construcción de Stonehenge tenía figuras acústicas tan buenas como las que tienen las salas de conciertos de primer nivel en la actualidad, que se adaptaban perfectamente a la música rítmica ruidosa, al igual que una sala de conciertos de rock.

Para este proyecto se realizaron mediciones acústicas en una reproducción completa de Stonehenge en hormigón  con el experto en acústica Dr. Bruno Fazenda quien junto a Ian Drumm, del departamento de Acústica de la Universidad de Salford (Acoustics Research Centre, The University of Salford), investigaron y realizaron un informe acerca de la respuesta acústica del lugar:

Puedes descargar el informe completo desde AQUÍ

Los estudios los realizaron mediante los sistemas de espacialización siguientes:

  • Wave Field Synthesis (WFS)

Una tecnología de producción de sonido diseñada específicamente para la renderización de audio espacial. Los entornos acústicos virtuales se simulan y se sintetizan utilizando un gran número de altavoces.

La innovación de esta tecnología es que el sonido puede parecer que proviene de  puntos de partida virtuales específicos, y luego moverse a través del espacio en muchos posibles caminos espaciales definidos.
El principio ya no depende de la percepción de la fuente de sonido fantasma, como todos los procedimientos de audio convencionales. El campo sonoro se reconstruye físicamente.

Para este propósito, la síntesis emula la naturaleza del frente de la onda de sonido según el principio de análisis de propagación de ondas llamado Principio de Fresnel – Huygens”  que dice:

Todo punto de un frente de onda inicial puede considerarse como una fuente de ondas esféricas secundarias que se extienden en todas las direcciones con la misma velocidad, frecuencia y longitud de onda que el frente de onda del que proceden.

Modelo del Principio de Huygens

Modelo del Principio de Huygens

 

En el sistema de espacialización Wave Field Synthesis una síntesis de ordenador mueve independientemente un gran número de membranas de altavoces controladas por separado, en su mayoría dispuestas como una matriz alrededor del oyente. (Aquí una página donde se explica el sistema de forma detallada y completa: http://www.holophony.net/Wavefieldsynthesis.htm)

  • Sistema Ambisonic

Ambisonics es un método de grabación y reproducción de audio en entornos de 360 grados. El sistema Ambisonic fue creado en los años 70′ por el físico Peter Fellget y el matemático Michael Gerzon; es una forma de grabar y reproducir sonido envolvente tanto en el entorno horizontal como vertical desde una única fuente puntual.

Este sistema ha evolucionado considerablemente con la llegada de los cascos de realidad virtual.

Entre las principales características del sistema Ambisonic se encuentran los siguientes: que proporciona información de altura. La mayoría de los formatos de sonido envolvente tradicionales (5.1, 7.1, etc.) contienen sólo información de sonido horizontal.
Su calidad espacial es infinitamente extensible; almacenando más canales de información, aumenta la precisión espacial del audio.
Es invariable en rotación; las rotaciones arbitrarias del audio no causan pérdida de información. Esto es especialmente importante para aplicaciones de VR, donde el audio espacial debe ser girado suavemente mientras el oyente gira su cabeza.
Es una codificación basada en escenas, en lugar de basada en objetos. Esto significa que, a medida que el número de fuentes crece en una escena, los datos necesarios para representar la escena permanecen constantes; con una codificación basada en objetos, el tamaño de los datos típicamente crece linealmente con el número de fuentes.

 

Sistema Ambisonic

Sistema Ambisonic

El proyecto del Dr. Rupert Till Sounds of Stonehenge ha sugerido cómo era la gente que podría haber estado en Stonehenge hace 3.000 años, el tipo de instrumentos posiblemente utilizados en las ceremonias o reuniones y qué tipo de sonidos se podrían haber hecho. También ha permitido pasos tentativos para sugerir que la música puede haber actuado para fomentar ritmos alfa en el cerebro y ayudar a lograr estados alterados de conciencia.

Con la llegada de la realidad virtual la mirada al pasado extiende sus redes y se torna mucho más compleja, las posibilidades de inmersión y de recreación cambian por completo nuestra perspectiva de la historia.

Continúa leyendo la serie: