La escucha con auriculares es cada vez mayor. Utilizamos auriculares para hablar por teléfono, escuchar música, escuchar películas, grabar sonidos, editar audio, escuchar radio, etc.

Cada auricular es un mundo diferente. Del tipo de escucha depende el tipo de auriculares. Los auriculares difieren en marcas, frecuencias, tipos (cerrados/abiertos), impedancia, formatos, etc.

Esta pretende ser una pequeña guía con algunas explicaciones de cada uno de los conceptos con los que nos encontramos al dar vuelta el empaque; algunas preguntas que debemos hacernos antes de adquirir un auricular. Para que la compra no esté basada solamente en el color, en su forma o en su precio. Que no sean esos factores los que determinen nuestra escucha.

Realicé una guía similar hace unos años y después de mucha investigación y un nuevo universo de auriculares en el mercado decidí modificarla y ampliarla.

 

¿Cómo leer las Especificaciones Técnicas?

Antes de comprar siempre es recomendable realizar una comparación entre los auriculares que más nos interesan. Visitar las páginas web y averiguar las especificaciones técnicas. Yo suelo realizar una plantilla en donde describo los aspectos más relevantes de cada una de los modelos que más me interesan para poder realizar un comparativo.

Aquí puedes descargar la plantilla de comparación.

 

Respuesta de Frecuencia (Audio Frequency bandwidth):

Se mide en Herzios (20 a 20.000Hz)

La respuesta de frecuencia es el rango de graves, medios y agudos que puede reproducir el transductor de unos auriculares.

El oído humano escucha un rango promedio de frecuencias que van de los 20Hz a 20.000Hz.

Dónde el primer número (20Hz) representa el extremo bajo del espectro de sonido (el rango de los bajos), mientras que el segundo número (20.000Hz) representa el final de agudos de un sonido (el rango de los agudos).

De 20 a 20.000Hz es el rango generalmente aceptado como la gama de frecuencias audible, esto es el estándar para la mayoría de los auriculares. Sin embargo algunos auriculares ofrecen rangos más amplios (por ejemplo, 5Hz a 33.000Hz); hay que tener en cuenta que una mejor respuesta de frecuencia o un rango más grande en la respuesta de frecuencia no siempre significa mejor calidad de sonido.

Por debajo de las frecuencias graves de 20Hz el sonido puede escucharse empastado.

Por otra parte aunque existen normas que establecen los procesos de medición,  no siempre se aplican los controles necesarios para saber si las mediciones son las correctas. Por lo que muchos fabricantes engañan a sus consumidores expresando una respuesta de frecuencia que los auriculares no poseen.

La frecuencia de respuesta es un factor difícil de establecer, de medir. Se necesitan micrófonos que imiten las características acústicas del oído. Por lo general se emplea una cabeza artificial Dummy para realizar las mediciones correspondientes.

 

Cabeza artificial Dummy

Cabeza artificial Dummy

 

El principal problema en las mediciones es que el aparato auditivo está compuesto de diferentes partes que cambian nuestra forma de escuchar un sonido. Nuestro aparato auditivo no capta una respuesta plana de un sonido, como ocurre con una cabeza Dummy, cuando escuchamos ocurren una serie de interacciones acústicas con las diferentes partes del oído y de nuestro cuerpo que afectan el sonido. Para esto se desarrollan curvas de compensación respecto de las mediciones tomadas con los micrófonos para obtener datos que tengan una mayor precisión y que se asemejen a como escucha el oído humano.

Diagrama del oído

Diagrama del oído

 

Los sistemas de medición eficaces suelen ser sumamente caros (una buena cabeza artificial Dummy tiene un costo de $25.000USD apróximadamente + un simulador de oído artificial $10.000USD). Aunque existen sistemas aficionados de medición, éstos no suelen cumplir con los estándares requeridos por la industria.

Cuando uno está por comprar unos auriculares lo ideal sería confiar en nuestras capacidades auditivas y probar los auriculares. La mejor forma es comparar los auriculares que queremos comprar con unos auriculares que ya conocemos.

Factor de Distorsión:

El objetivo principal de cualquier transductor de audio es reproducir fielmente la señal que está recibiendo; pero ningún transductor es perfecto y siempre se puede alterar el sonido hasta cierto punto.

Esas alteraciones son distorsiones de la señal original.

El factor de distorsión es la proporción que hay entre la señal original y las señales que no están incluidas en la señal original; que son producidas por el transductor en sí o por otras partes del auricular (existen diferentes aspectos que pueden provocar señales indeseadas) como por ejemplo la carcasa de los auriculares.

Como el factor de distorsión es siempre menor a 1, casi siempre es indicado con un porcentaje. Por lo tanto, cuanto menor es este valor quiere decir que hay menos sonidos indeseados.

Impedancia (Rated Impedance):

Se mide en Ohmios (36Ohms)

La impedancia de unos auriculares está determinada por el diseño de sus bobinas  (ver artículo Guía práctica para elegír Auriculares – Auriculares por dentro )- la longitud y el tamaño del alambre utilizado, el número de vueltas alrededor de la bobina, etc.

En consecuencia, la impedancia afecta la intensidad de sonido producido por los auriculares – pero también lo hará la fuerza del imán, y varios otros aspectos del diseño. El diseño del amplificador utilizado en los auriculares también tendrá una incidencia significativa en la intensidad de salida.

La mayoría de los auriculares con baja impedancia (menos de 25 ohmios, apróx.) requieren poca energía para entregar altos niveles de audio. Los auriculares de baja impedancia van a funcionar bien en un equipo de amplificación débil; por ejemplo: reproductores portátiles de música, smartphones y otros dispositivos portátiles.

Auriculares con mayor impedancia (25 ohmios y más) exigen más poder para entregar niveles altos de audio. Como resultado, están protegidos del daño causado por la sobrecarga; otra de las ventajas es que se pueden utilizar con una amplia gama de equipos de audio.

Ejemplo:
Los auriculares de DJs oscilan generalmente 25-70 ohmios.
Los auriculares con baja impedancia son más susceptibles a los “estallidos” cuando se utilizan amplificadores más potentes. Por ejemplo, si conectamos un par de auriculares de baja impedancia (18 ohmios) a una mezcladora de DJ y a su vez subimos el nivel de volumen al máximo esto provocará que los auriculares truenen.

Los auriculares “profesionales” por lo general van desde 150 ohmios a los 600 ohmios. Cuanto menor sea la impedancia mayor será la intensidad del sonido. Pero cuando la impedancia es muy alta (600 ohmios) la intensidad de sonido dependerá principalmente de la fuente de audio o del equipo amplificador.

La fuente de audio también tiene una calificación de impedancia.

Para obtener la máxima transferencia de energía (toda la energía utilizable a partir de la fuente alcanzada por los auriculares) las impedancias deben coincidir. Sin embargo, esto raramente ocurre. Cuando las impedancias no coinciden, o bien hay una pérdida de tensión o de la corriente, en otras palabras, una pérdida de potencia.
Vale la pena señalar que la mayoría de los fabricantes ofrecen una variedad de opciones de impedancia en muchos de sus modelos de auriculares.

Un mismo modelo puede tener entre dos y tres impedancias distintas por eso es importante fijarse no sólo en el modelo y la marca sino en la impedancia.

Sensibilidad (Sensitivity headphones):

Se mide en SPL dB/mW o  SPL dB/V (110dB SPL/V)

La sensibilidad es la eficacia con que un auricular convierte una señal eléctrica en una señal acústica (presión sonora).La sensibilidad indica la presión sonora que generan los auriculares para un nivel dado de la fuente de sonido. Esta medida se establece en decibelios dB más la presión por milivatios (SPL dB/mW). 1 mW es una milésimas de vatio (0,001 vatios) watts.

IMPORTANTE!!!:
Unidades de medida milivatios (mW) versus Voltios (V).
Hace unos años los auriculares traían las mediciones de sensibilida en milivatios (mW) pero los dispositivos de reproducción traían como unidad de medida los Voltios (V); muchas personas confundían los términos, por suerte últimamente los fabricantes de auriculares aunaron las medidas y ahora las especificaciones hablan de Voltios (V).

1 Voltio=1 Vatio
1mW=1mV

La sensibilidad de los auriculares está normalmente en el intervalo de 80 a 125 dB SPL /V.
Un ejemplo: Si la sensibilidad de un auricular es de 110 dB SPL/V; significa 1 mV de potencia generará 110 dB SPL.

El factor de sensibilidad de un auricular está sumamente relacionado con el equipo en el cual será utilizado. Lo primero que se debe tener en cuenta es la potencia de salida del dispositivo reproductor de sonido. Como los auriculares estarán muy cerca de nuestros oídos es importante mantener niveles tolerables de intensidad de sonido  mientras se obtiene la mejor calidad de sonido.

Si nuestro dispositivo reproductor tiene un nivel de salida bajo, utilizaremos auriculares de alta sensibilidad.
La combinación de un dispositivo de nivel de salida bajo junto con auriculares de baja sensibilidad darán como resultado en una baja SPL/V, haciendo que el sonido se distorsione cuanto más se aumenta el volumen. Esto dará lugar a lo que se conoce como el recorte del amplificador, que es cuando un amplificador intenta entregar un voltaje o corriente de salida más allá de su máximo potencial.

Respecto a la utilización de auriculares de alta sensibilidad con dispositivos de alta potencia, esto también puede generar ruidos indeseados y distorsión.

Cuanto más alta sea la calificación de la sensibilidad, mejores serán los auriculares ya que responderán a una amplia gama de potencias de salida de los distintos dispositivos de audio. Sin embargo, una desventaja de los auriculares de alta sensibilidad es que no toleran bien los altos niveles de distorsión que pueden formar parte de una obra de audio.

La mayoría de los equipos utilizado en un estudio profesional para grabación y post-producción de audio tienen niveles de salida de altos. En estos casos el uso de los auriculares con menor sensibilidad es recomendable para eliminar la posibilidad de distorsión.

Sin embargo, la mayoría de los smartphones, tablets y reproductores de mp3  tienen salidas de baja potencia, ya que principalmente se ejecutan con batería. Para este tipo de dispositivos, es mejor utilizar los auriculares  con niveles de sensibilidad de al menos 90 dB SPL/V.

El uso de auriculares con una sensibilidad que es demasiado baja en un dispositivo portátil hará que se tenga que subir demasiado el volumen; esto afecta la calidad de lo que se escucha y además pone en riesgo el oído (se puede ejercer demasiada preción sonora en el tímpano produciendo sordera parcial) y a su vez hace que la batería del dispositivo se consuma más rápido.

 Máxima potencia de entrada (Máx. input power):

Como veíamos en el apartado anterior la sensibilidad del auricular está relacionada con el poder de salida del dispositivo en donde se utilizará.

La potenciade entrada especifica la potencia máxima de entrada que los auriculares pueden soportar de la fuente de energía en un instante particular.

Cada dispositivo reproductor tiene una especificación de Máxima potencia de salida (Maximum Output Power) relacionada a la amplificador de auriculares.

Mientras que la Máx portencia de entrada de los auriculares sea igual o superior a la Máx potencia de salida del dispositivo cualquier medida es válida.

Ejemplo:

Auriculares con una Máx potencia de entrada de 30omW
Dispositivo con una Máx. potencia de salida de 20mW

En el próximo artículo de esta guía estaremos hablando de cables, conectores y adaptadores.