Este post es parte de la serie titulada: Habitando la Mente

Otros post de esta serie:

  1. Respirar es un arte olvidado.
  2. Nuestro cuerpo nunca permanece inmóvil (Current)
  3. El sonido de nuestra respiración.
  4. Ser conscientes del ritmo que nos rodea.

[dropcap letter=”E” shape=”square”]n esta sección se realizarán algunos ejercicios de relajación a través del sonido para que quien quiera pueda realizarlos sin mayores inconvenientes. Son ejercicios fáciles que tienen como objetivo proponer una mirada diferente acerca de nuestra relación con el sonido, nuestras percepciones y nuestro cuerpo.[/dropcap]

Los post estarán conformados de un pequeño artículo junto con un audio con los ejercicios. Recomiendo escuchar el audio en un ambiente relajado, con luz tenue o al aire libre. Todos los ejercicios pueden realizarse en solitario o acompañado.

En este segundo post estaremos hablando de la postura corporal.

La mayoría de las personas que trabajamos con audio o sonido (y no solamente en este entorno) solemos adoptar posturas corporales que afectan a todo nuestro cuerpo casi sin darnos cuenta.

Postura correcta para trabajar frente a la computadora

Postura correcta para trabajar frente a la computadora

Estamos sentados frente a una gran consola, en nuestras computadoras, frente a nuestros instrumentos, etc durante largas jornadas de trabajo. Muchas veces sin cambiar de posición durante todo un día.

Pensar nuestra postura corporal como parte fundamental de nuestro trabajo no es algo que esté fuera de lugar.

Nuestro cuerpo nunca permanece inmóvil, incluso cuando parecemos inmóviles. Nuestro cuerpo se sirve de minúsculos movimientos, una serie continua de ajustamientos con los que el peso incesantemente hace presión ya sea sobre la parte anterior, o sobre la parte posterior, o sobre el lado derecho, o el lado izquierdo. Estos micro movimientos algunas veces son más condensados, otras más amplios, a veces son controlados y otra veces menos; según nuestra edad, nuestra condición física y nuestra rutina diaria.

 

Postura 2

 

Estos micro movimientos que realiza nuestro cuerpo son para mantenerse en equilibrio, factor íntimamente relacionado con el oído y la audición.

El sentido del equilibrio es lo que nos otorga la conciencia espacial, mediante la información que nos transmiten la vista, el oído interno, la sensibilidad propioceptiva1 en las articulaciones, músculos y la sensibilidad exteroceptiva/cutánea2 táctil.

Todos estos factores y sentidos al unísono trabajan para nos otorgarnos la posibilidad de que nuestro cuerpo reparta el peso de forma equilibrada, teniendo la mayor información del entorno espacial que lo rodea, para que cada uno de sus movimientos y posturas.

Mientras que la sensibilidad propioceptiva informa de los cambios de posición de la cabeza con respecto al resto del cuerpo y las plantas de los pies al contacto con el suelo, destacando el importante papel de la cabeza con respecto al resto del cuerpo; el oído interno capta los desplazamientos espaciales de nuestro cuerpo.

Es importante conocer nuestro cuerpo, sus posiciones, sus formas, su propio equilibrio. No todo el tiempo nuestro cuerpo lo consigue hay momentos que se siente extremadamente cansado, otros en los que la relajación muscular es lograda. Conocer cuáles son esos puntos nos ayudará a pensarnos a nosotros mismos desde otro ángulo.

Usted quizás se preguntará ¿Qué tiene que ver todo esto con el sonido y el audio? Tan sólo piense en nuestro sentido del equilibrio que depende del oído, o bien que en realidad todos los sonidos son un fenómeno físico que es percibido a través de nuestro cuerpo. Según se encuentre nuestro cuerpo (receptivo o no) será la forma en la percibamos el sonido y le otorguemos significado.

Estos ejercicios son simples y nos ayudarán a destensarnos, a corregir la postura de nuestro cuerpo y a estar predispuestos a practicar una escucha profunda.

En esta segunda entrega de Habitando la Mente estaremos escuchando un audio perteneciente a Christopher Lloyd Clarke3

 

1 La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas. La propiocepción regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas, interviene en el desarrollo del esquema corporal y en la relación de éste con el espacio, sustentando la acción motora planificada.

2 La sensibilidad exteroceptiva es el sentido que informa al organismo cuyo punto de partida se encuentra en los corpúsculos sensoriales de la piel, cada uno de los cuales posee una especialización precisa y según la especialización, tenemos las siguientes sensibilidades exteroceptivas: sensibilidad termoalgésica, táctil protopática y táctil epicrítica.

3 Christopher Lloyd Clarke es un compositor especializado en música para la meditación, la relajación profunda y la curación. Miembro de la Asociación Australiana de Musicoterapia.

 

Ilustración:  Flores en acuarela por William Buelow Gould.

 


 

Continúa leyendo la serie: