Este post es parte de la serie titulada: Las piezas y su historia

Otros post de esta serie:

  1. Luba. Las piezas y su historia. (Current)
  2. Ex Nihilo Nihil Fit. Las piezas y su historia.
  3. En voz de un volcán. Las piezas y su historia.

[dropcap letter=”E” shape=”square”]s difícil hablar de lo que uno hace, por lo menos a mí se me hace difícil.
Los procesos de los trabajos pasan por infinidad de etapas que muchas veces pierdo, incluso repito una y otra vez.[/dropcap]

La semana pasada se me propuso que comenzase a escribir acerca de las piezas que ya terminé, de las cuales hay escritos, partituras, infinidad de archivos, grabaciones, dibujos, memoria que uno va acumulando y que es tan difícil de clasificar como de tirar a la basura.

Durante estos años y debido a las mudanzas he tenido que ir desprendiéndome de los papeles innecesarios y me he quedado con lo que yo considero esencial.

Con el tiempo las piezas van tomando su propia forma, se independizan. Me olvido de ellas.
He crecido, ya no soy la misma, no manipulo el sonido de la misma forma.

Para mí, es interesante poder hacer este recorrido propuesto. Realizar una mirada a eso que está terminado; y tratar de darle un contexto; recordar los detalles y rearmar el rompecabezas. A veces uno considera que lo primero se encuentra defectuoso porque no contiene las artimañas, los cuidados, el conocimiento que llevan las últimas cosas. Lo último siempre es más fresco, está mejor cargado de escusas, de consideraciones. Los recuerdos suelen ser borrosos y por eso son más susceptibles a la crítica fácil y fortuita.

Sé que en este recorrido encontraré de todo, cosas buenas, no tan buenas, historias que usted nunca ha escuchado de mí y que yo nunca he mostrado.

Piezas sueltas, inconclusas, versiones diferentes de piezas conocidas, cosas que quedaron fuera, pero por sobre todo historias, las historias detrás de las piezas.

Para este primer experimento elegí:

[small_title header_text=”Luba (2007)”]Content goes here[/small_title]

La siguiente pieza tiene la edad de nueve años y ocho meses, el proyecto de Vegas (en ese tiempo utilizaba el programa Sony Vegas como programa multipista) dicta que se ha guardado el 18/08/2007; pero éste debe ser el proyecto final. Busco la fecha del primer sonido guardado y data del 09/04/2007.

Al parecer, porque no recuerdo ni hay archivo acerca de esto, el proceso duró cuatro meses. Lo que sí recuerdo es que encontré el poema de la poeta venezolana Jacqueline Goldberg1 en Internet. A la semana siguiente traté de contactarme con ella para pedirle prestado el poema pero no tuve suerte hasta que la pieza estuvo terminada, meses después nos pusimos en contacto. Un amor de persona, no sólo dejó que continuara con el proyecto, sino que además lo compartió con un gran cariño.

El poema es de 1988 y lleva una cita de Alejandra Pizarnik:

“Extraño desacostumbrarme

de la hora en que nací.

Extraño no ejercer más

oficio de recién llegada”.

Alejandra Pizarnik

 

Es probable que en un primer momento me haya detenido en este poema por la cita; yo acaba de llegar a México después de haber ido a visitar Argentina. Hacía casi dos años que me había marchado de Argentina, después de un largo viaje por Latinoamérica era la primera vez que regresaba. Y la decisión de volver a México fue una decisión muy fuerte para mí.

Así que recién llegada a México esa cita y varios poemas de Alejandra Pizarnik tenían un significado totalmente distinto. Recuerdo incluso haber encontrado en un “tianguis2” perdido de México un libro de Alejandra, estaban rematando la biblioteca de algún profesor, así es como conseguí su antología.

Así fue como reparé en el poema de Jacqueline Goldberg; sin embargo cuando lo leí completo me atrapó.

 

I
tomo su herencia
de edades en quiebra
los oficios tristes del abandono

sus muertos

II
más ebria y más sola
sufriendo viajes incompletos
distancias que no resisten otra calle
su puño agotado
su país ardiendo

III
diálogo de pasillos diurnos
raíz
memoria que soy

IV
casi deja su tiempo
en esa casa que nombra en voz baja
mordida por un quejido de gases
una madrugada difícil

V
esa frontera larga y desnuda
que la atravesó

su recuerdo
su patria de trasnocho

VI
no habla de las primeras ventanas
que desnudó su fatiga

para ella todo es escombro
tiempo de elegidos

VII
cambia de sombra
para obligarme a padecer
una herencia a la que sólo se pertenece a ratos
con el cuerpo a cuestas
intentando siempre un segundo desvelo

una estancia en otro lado

VIII
una aldea cambiada de frontera
muchachas escondiendo el deseo
en sus faldas largas

un poco de sombra
un poco de miedo

y Luba atrapándose en un retrato

bella
sola para siempre

IX
vino de muy lejos

sus ojos arrastraban
una fuga de pieles y derrotas

X
busca el tiempo
en que perteneció a la tierra

se deja llevar de un labio a otro
sorprendida ante su eternidad

XI
golpea
se mira y llora

duelen las heridas húmedas
el espacio en que se respira

XII
alza el viejo candelabro
repitiendo las plegarias
de nuestras fiestas más temidas

hunde en su frente el amargo pudor
de haber sido una extraña
sitio de gloria
muro
ceniza

XIII
comprendería ese desvelo
que le inventaron al otro lado del mundo
esas casas de regreso
esperando por quienes no admiten otra muerte

XIV
detenida en las puertas más temibles
esperaba una carta
un desafío

su eternidad

XV
esta noche no intentaremos recordar

se abrirán sombras
caerá el alboroto en la mordedura de sus pájaros

estaremos felices
arrepentidos

XVI
duelen estas ganas de luto

de amanecer recogiendo plumas
en patios ajenos

ganas de ser ella

XVII
ni acercarme
ni consumar en mi lengua
los pecados de su historia

me hago a fuerza de extenderme
por donde nadie pasa ya

me vigila un párpado
un monte
una mujer de sal

XVIII
me asusta la sangre de gallo
espantando espíritus

la condena indecible de su memoria

la pertenencia

XIX
soy oficiante de sus incendios
sábado merodeador
que no se asusta ni grita

viajo en sombra
recorro los techos de sus pesadillas
mi palabra no logra detenerse

ando de cicatriz en cicatriz
buscando algo que nos duela

XX
sus retratos persiguen en mi carne
un poco de esa edad discreta
en que solíamos parecernos todas

bellas
con la única mancha que deja el deseo

acostumbradas a sostener cualquier guerra
en lo más terrible
lo más amado

XXI
suenan lejos los pasos del padre
que la vio vuelta océano

mintiendo para no asistir
a su fatal ebriedad

XXII
me acerco a su lengua dolorosa

amaso un discurso de puertos extranjeros
casas abandonadas al borde de lo presentido

XXIII
hay un sitio atado a su carne
sitio de temblores
y mujeres felices

donde nada recuerdan

XXIV
Luba asiste a cuanto soy
detiene sus raíces

sufre de nuevo

 

Creo que una vez que hablamos con Jacqueline me dijo que ese poema estaba dedicado a su abuela, digo creo porque quizás soñé este dato.

Aunque el poema en la pieza se lee entero, los fragmentos se van mezclando según las lecturas.
La idea era realizar una especie de cadáver exquisito3 sin serlo. La idea era que el poema se alimentara así mismo. Utilicé un recurso similar en otras obras como “Los muchos NO” (2009)4.

En “Luba” todas las voces5 se grabaron en una vieja grabadora de mano de casete, para lograr el sonido áspero y viejo. Una de las premisas principales fue que no importaba si había equivocaciones en la lectura (el poema es largo) quien leía tenía que retomar y continuar; las grabaciones se irían superponiendo y esas equivocaciones formarían parte de ese cadáver exquisito.

Otra premisa era utilizar tres sonidos principales que darían el ritmo a la pieza. El primero de ellos era el sonido de una palanca oxidada de un viejo aljibe que había grabado durante mi viaje a Argentina en una casona de la Recoleta. El segundo sonido sería mi voz jugando una especie de canto – mantra y el tercero el sonido de la lavadora. A esto se le irían añadiendo otros sonidos más esporádicos, el sonido de frijoles en un plato, de agua, del desagüe, de un cepillo de dientes, etc. Todo esto grabado con un minidisck, el entrañable sonido de su casete cuadrado y un micrófono binaural.

La pieza dura un poco más de 13 minutos pero se me ocurrió que debía tener una rúbrica porque por ese entonces había escuchado la idea de dejar una marca a través de los sonidos y firmar estos sonidos. Creo que es mi única pieza que tiene rúbrica. La idea se fue perdiendo, o mejor dicho la rúbrica terminó siendo la utilización de las mismas voces como una marca en casi todas mis piezas. Sin embargo esa versión, la final, se encuentra en formato MP3 (yo no sabía la diferencia exacta entre un MP3 y un archivo Wav en esa época) por eso aquí subo la versión en Wav, sin rúbrica.

Otra cosa fue que esta pieza nunca tuvo una portada o ilustración que le perteneciera, siempre fue cambiando su imagen. Por lo que no adjunto la imagen original.

Título: Luba
Año: 2007
Autor: Sol Rezza
Poema: Jacqueline Goldberg 1988
Radio arte/ Radio Experimental

H. Th. Wijdeveld. Diseño de un gorro de baño de 1932

 

 

Ilustración de portada: Hendricus Theodorus Wijdeveld. Diseño de un gorro de baño de 1932.


1 Jacqueline Goldberg nació en Maracaibo el 24 de noviembre de 1966. Licenciada en Letras, poetisa, narradora, ensayista, escritora testimonial, dramaturga, autora de literatura para niños y editora.
Página web de Jacqueline Goldberg: http://jacquelinegoldberg-poesia.blogspot.mx/

2 Tianguis: Especie de mercado al aire libre muy recurrente en México donde se venden frutas, objetos usados, comida al paso, es decir de todo un poco.

3Cadáver exquisito: Es una técnica usada por los surrealistas en 1925, y se basa en un viejo juego de mesa llamado “consecuencias” en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte de la escritura, y después la pasaban al siguiente jugador para otra colaboración. Se juega entre un grupo de personas que escriben o dibujan una composición en secuencia. Cada persona sólo puede ver el final de lo que escribió el jugador anterior. El nombre se deriva de una frase que surgió cuando fue jugado por primera vez en francés: « Le cadavre – exquis – boira – le vin – nouveau » (El cadáver exquisito beberá el vino nuevo). En resumidas cuentas se combinan cosas de una idea agregando elementos que pueden o no pertenecer a la realidad. Los teóricos y asiduos al juego (en un principio, Robert Desnos, Paul Éluard, André Bretón y Tristan Tzara) sostenían que la creación, en especial la poética, debe ser anónima y grupal, intuitiva, espontánea, lúdica y en lo posible automática.

4Los muchos NO es una pieza que realizé en 2009 y que pertenece al álbum Ex nihilo nihil fit.

5Voces que se utilizaron en Luba: Daniel Iván y Sol Rezza


 

Continúa leyendo la serie: