#Miércoles de tips

Un error frecuente es intentar mejorar un sonido con poco “brillo” realzando las frecuencias altas (12 kHz). Esto sólo acentúa el ruido de fondo.

Un ecualizador sólo puede aumentar las frecuencias altas sólo cuando estas existen. Si se han perdido elementos de la señal durante el proceso de grabación; estos nunca pueden ser reemplazados en la mezcla.

En tales casos siempre es mejor utilizar un potenciador (enhancer) para añadir un poco más definición, presencia y claridad al sonido. Sin embargo el uso excesivo del “enhancer” puede resultar perjudicial; el oído se acostumbra a este efecto de forma extremadamente rápida. Este proceso debe aplicarse con cuidado en la post-producción de audio.