#Miércoles de tips

Filtros básicos para ecualizar voces.

Utiliza los filtros de paso alto (HPF) y paso corto (LPF): Estos son los filtros de uso más común dentro de ecualizadores. Un filtro de paso alto (a veces llamado filtro de corte bajo) atenúa progresivamente el nivel de las frecuencias de audio bajas por debajo de una frecuencia de ‘corte’ especificada por el usuario y permite que sólo las frecuencias superiores a la frecuencia de ‘corte’ pasen. El filtro de paso bajo (LPF) permite el paso de las frecuencias más bajas y atenúa las frecuencias más altas.

Estos filtros se utilizan para reducir el ruido y silibancia, eliminar contaminantes orgánicos persistentes, y quitar estruendos.

Utiliza el filtro Shelving:  El filtro Shelving está diseñado para aplicar ganancia o atenuar ganancias de forma pareja a todas las frecuencias altas (si se utiliza el filtro High Shelving) bajas (si se utiliza el filtro Low Shelving) del punto de ‘corte’. Son ideales para definir coloración del sonido a ambos extremos del espectro de frecuencias.

Utiliza el filtro Bell (filtro campana): Es un tipo de filtro que realza o atenúa un conjunto determinado de frecuencias alrededor de una frecuencia central. Los filtros campana  permiten el ajuste de la frecuencia central, Q, y la cantidad de realce o corte. En este paso se busca afinar o ensanchar la curvatura de la campana para lograr una mejor cobertura de las frecuencias. Lograr más claridad en el sonido; un sonido más rico y menos nasal.

Recuerda que la idea de ecualizar es la de realzar y atenuar frecuencias, limpiar detalles, sin alterar o cambiar demasiado la respuesta de frecuencia de la voz original. Casi todos los filtros producen un cambio de fase en la señal de audio de salida, que puede causar problemas en la mezcla. Es necesario utilizar el ecualizador con moderación, a menos que se desees un efecto particular.