#Miércoles de tips

Siempre mezclar a volúmenes bajos.

Si uno realiza mezclas de sonido a volúmenes altos no podrá distinguir cómo se escuchan los sonidos más importantes y si hay errores como clips o clicks que pueden filtrarse en los audios.
Por otra parte si mezclamos con altavoces las reverberancias de la sala influyen en la forma en la que escuchamos los sonidos (incluso si la sala está acustizada); si por el contrario estamos mezclando con auriculares y escuchamos los sonidos a un volumen muy alto es posible que la sensación de sonoridad de los  sonidos que se encuentren en rangos de frecuencias bajas o muy altas enmascaren las frecuencias medias y no podamos distinguir errores en el audio.

Se recomienda escuchar siempre la mezcla final a un volumen bajo para distinguir clips, sonidos vocales no deseados, etc.