Aunque existe una gama de audífonos para gente con dificultades de audición a un costo $95 USD, en Estados Unidos unos audífonos de este estilo rondan los $4,700 USD. Sí, como usted lee pueden pasar de $95 a $4,700.


El precio varía según el tipo de tecnología utilizada y el tipo de audífonos.
Existen varios tipos de audífonos para personas con disminución auditiva, aquí mencionaremos algunos:

  • Audífonos llamados BTE (Behind-The-Ear) detrás de la oreja: Tienen una forma curvada y se pueden colocar y ajustar perfectamente detrás o sobre la oreja. Se fabrica un molde del oído del paciente con la forma exacta de la oreja con la finalidad de poder personalizar el audífono. El molde auricular personalizado se utiliza para dirigir el sonido desde el audífono al oído y para asegurar que el audífono permanezca en el lugar correcto a pesar del movimiento de la cabeza.
  • Implante del oído medio: El implante del oído medio es un dispositivo en miniatura que se coloca sobre o detrás de las orejas.  Consiste en unos audífonos en miniatura que se conectan, a través de un tubo ultra fino con una punta de goma suave que entra en la oreja. Este tipo de dispositivo se utiliza en  personas con una pérdida auditiva entre leve y moderadamente grave.

  • Audífonos ITE (In-the-ear): Estos audífonos se colocan dentro de la oreja; están diseñados para encajar directamente en el oído. Todos los componentes están alojados dentro de una única carcasa de plástico; no tienen cables externos o tubos y son muy ligeros. Se ajustan cómodamente en el oído. El audífono ITE puede ser utilizado por personas con pérdidas auditivas leves a moderadamente severas.

  • Audífonos ITC (In-the-canal): Se colocan dentro del canal auditivo. Por lo general son menos visibles que los audífonos que se colocan en el oído. Todos los componentes están introducidos dentro de una única carcasa de plástico. Debido a que son más pequeños, sólo pueden ser utilizados por personas que tienen una pérdida de audición entre leve y moderada.
  • Audífonos CIC (Complete-in the-canal): Estos audífonos se introducen por completo dentro del canal auditivo; son audífonos hechos a medida. Al estar más profundamente introducidos, reducen los problemas  de ruido provocados por diversos factores como el viento. Algunas personas no pueden ser candidatos para los audífonos CIC debido a la forma de su canal auditivo o a la gravedad de su pérdida auditiva.
  • Audífonos CROS/BI-CROS: Estos audífonos se utilizan en personas que tienen una audición normal en un oído y que por el otro oído oyen muy poco o casi nada. El audífono se coloca en el lado dónde la audición es mejor y se coloca un micrófono adicional en el otro oído.
hearing-aids

Imagen tomada del artículo The 6 Best Consumer Hearing Aid Reviews, Guides & Advice.

Una de las razones de los altos precios de los audífonos para personas con disminución auditiva es que además de los aparatos se necesita pagar los servicios de un audiólogo junto con pruebas de audición, la limpieza y el mantenimiento de los dispositivos, además de instalar el dispositivo y ajustarlo a las necesidades de cada persona.

Muy pocos países cuentan con planes de acceso o servicios públicos que provean acceso a bajo costo para personas con disminución auditiva.

Al costo elevado de los audífonos se le suma que muchas veces los audiólogos venden un sólo tipo de marca de audífonos, por lo que no le dan oportunidad a los consumidores a elegir un audífono que se ajuste a sus necesidades y a su economía. Por otra parte muchas empresas se aprovechan de los altos costos y venden audífonos baratos directamente a los consumidores haciéndoles firmar una exclusión de responsabilidad;  reconociendo que están comprando por su cuenta, sin la guía de un médico especialista.

El tiempo promedio entre que una persona visita por primera vez a un audiólogo y finalmente adquiere unos audífonos es de aproximadamente siete años.

Antes que los pacientes necesiten utilizar audífonos la visita al médico especialista puede ayudar mediante cambios de hábito en el estilo de vida, a hacer frente a los problemas de audición. Además la rehabilitación aural ayuda al paciente a mejorar el uso que hace de los audífonos. Sin embargo este tipo de visitas médicas casi nunca se contempla en un plan de salud.

Uno de los mayores problemas técnicos en esta clase de audífonos es la duración de la batería, cuyo tamaño es igual al de una pequeña moneda y debe tener una duración de días o semanas (para comparar piense en el tamaño de la batería de su teléfono inteligente y la duración de la misma) la mayoría de estos audífonos todavía utiliza baterías desechables lo que incrementa el costo de su utilización.

Mientras que las mayores empresas del mercado están poniendo todas sus energías en diseñar audífonos ultralivianos, inalámbricos, con efectos, ecualizables, binaurales, etc. miran de reojo a un mercado estancado relacionado con un público muy específico.

A todo esto se le suma la casi nula regulación para asegurar que la gente obtenga productos de calidad con el ajuste correcto, fabricados con material adecuado.


Si las principales empresas que hoy en día están lanzando audífonos convencionales al mercado, los entes públicos  relacionados con la salud miraran aunque sea un poco hacia ésta gama de audífonos; la tecnología de audio para audífonos para personas con disminución auditiva, podría avanzar más rápido y los precios podrían descender considerablemente.


Tengamos en cuenta que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud hay 642 millones de personas en el mundo que sufren de pérdida de la audición. De éstas, 278 millones sufren de pérdida de audición severa que las incapacita para realizar acciones que la mayoría de la gente da por sentadas, como mantener una conversación. La mayoría viven en países en desarrollo y casi ninguna de estas personas tiene acceso a ayudas o servicios de salud relacionados con la audición. El costo del cuidado de la audición es simplemente inasequible.

Hablamos de audífonos, hablamos de moda, hablamos de formas de escucha. De todas las formas de escucha, de todos los audífonos, de todas las modas.

La pérdida de audición es un problema mucho más grande que el que la gente cree, el 94% de las personas con pérdida de audición se beneficiaría con el uso de los audífonos correctos. 1 persona de cada 40 tiene acceso a salud auditiva.

Si no comenzamos a hablar de esto, nosotros que trabajamos con audio y sonido.
¿Quién pretendemos que lo haga?

Interesante página y artículo relacionado con el tema: The 6 Best Consumer Hearing Aid Reviews, Guides & Advice