[dropcap letter=”P” shape=”square”]odcast, podcast, podcast, bendito podcast.[/dropcap]

Hoy pasé gran parte del día buscando un plugin de podcast para la plataforma WordPress que fuera lo suficientemente simple pero a la vez completo para adjuntar al blog.

La tarea maratónica, duró aproximadamente 10 horas seguidas, fue desafortunada. Me ganó el cansancio. ¿Por qué hay tantos plugins dedicados a los sliders de todo tipo forma y tamaño y tan pocos al podcast? ¿Por qué son tan feos los pocos que hay? ¿Por qué se deja a un lado la calidad de audio y se incentiva la escucha en MP3?

Naranjas chirriantes junto azules estridentes y verdes fluorescentes. En el mejor de los casos encontremos un player negro o gris claro pero de seguro la última actualización es de 2010.

Miremos sólo la estética de los players básicos, Soundclound: naranja, Mixcloud: Celeste con alguna posibilidad de cambio, Spotify negro y verde manzana.

Del podcast poco se habla y ¿cómo se escucha?

La empresa norteamericana Edison Research realizó un estudio bastante completo acerca de cómo los estadounidenses escuchan podcast hoy en día.

El gráfico muestra el porcentaje de personas mayores de 12 años que han escuchado podcast en el último mes en 2016 comparado con el año 2008.

 

El gráfico muestra cuántas horas escuchan por semana.

De estudios similares respecto a latino américa se sabe muy poco, la mayoría de los análisis están basados en estadísticas norteamericanas lo cual es bastante ridículo. En la mayoría de los textos que analizan las estadísticas del crecimiento del podcast en los últimos años se habla de podcast “hispanohablantes”. 1

En un estudio realizado en España en el año 2013 definen al podcast de la siguiente manera:

Un archivo de audio digital, normalmente en formato Mp3, que cualquier persona
puede crear para su posterior colocación en la web, quedando así accesible a todo el
público. Es un formato que permite la sindicación de archivos de sonido, con un sistema
RSS, que admite suscripción y descarga de forma automática y periódica. El término
sindicación significa que no es necesario visitar otra página web individualmente para
escuchar el mensaje, ya que la descarga se realiza directamente en el ordenador. 2

Aquí comienzo a encontrar algunas respuestas a mis preguntas. ¿Por qué se deja a un lado la calidad de audio y se incentiva la escucha en MP3?

La mayoría de los sistemas de players para podcast están pensados en MP3 para que la descarga en streaming sea lo más liviana posible; sin embargo el archivo Ogg es tan liviano como el Mp3 y no comprime el audio de la misma manera que el MP3. El Ogg conserva una buena calidad en el audio, siempre y cuando el archivo original no haya sufrido compresión con anterioridad.

Aquí el primer error, pensar que el podcast únicamente puede existir en MP3 y por lo tanto que la mayoría de los plugins de inserción manejen ese único formato. Existen pocos pero los hay que manejan otros formatos. Por otra parte no es verdad que los oyentes deban escuchar en streaming y no quieran descargar el podcast, hay oyentes que escuchan en streaming y hay quienes descargan el audio a sus dispositivos y/o sus computadoras. Dar la oportunidad de descargar el audio con la mejor calidad de sonido siempre es aconsejable.

El argumento más común es que es probable que el oyente ni se dé cuenta de la diferencia en la calidad de audio y tan sólo vea el peso del archivo; sin embargo uno puede darle las herramientas y la información necesaria para que usuario elija en qué formato escuchar el audio y qué beneficios conlleva cada uno de los formatos.

¿Por qué es interesante que el usuario descargue el podcast?

Hay que dejar en claro que un podcast no es lo mismo que radio online, son dos formas distintas de entender la migración del formato radiofónico a Internet.

El formato del podcast abre la posibilidad de realizar programas independientes al momento que el usuario los esté escuchando. El podcast puede contar con una producción que invite al oyente, no ya interactuar en tiempo real, sino a buscar un espacio propicio para la escucha. El oyente puede crear un espacio de escucha específico, y en este espacio uno como productor/conductor del viaje sonoro puede crear otras formas de interacción: desde invitarlo a realizar ejercicios específicos de escucha, relajación, etc., hasta que el oyente comparta la escucha con otros usuarios o escuche el programa en un contexto determinado, a un horario determinado o de una forma determinada.

En este contexto las posibilidades de interacción entre el usuario y el podcast son muy interesantes y diversas porque no están asociadas a un tiempo de respuesta en “tiempo real” sino que pueden estar asociadas a episodios o plataformas de interacción.

De ahí que es importante la posibilidad descargar el podcast en una calidad de audio superior.

¿Cómo escucha el oyente el podcast?

Es importante hacernos esta pregunta, para poder elegir la mejor plataforma en donde alojar el podcast.
La mayoría de la gente busca plataformas libres o que tienen difusión masiva Ivoox, Podomatic, Goear, Soundclound, Mixclound, iTunes, . Existen otras plataformas menos conocidas como Tune:In, Libsyn, Blubrry, poderato, archive.org que cumplen con la función de alojar podcast. ¿Pero desde qué punto de vista elegimos la plataforma adecuada a nuestros podcast?

Por un lado yo insisto con la estética, es importante que podcast se vea bien estéticamente, que los colores sean agradables. Ya no estamos en radio donde el oyente no podía ver todos los días la estática del medio, a no ser que se acercara a las puertas de la radio. Ahora la presentación es importante. La mayoría de la gente escucha o prueba podcast nuevos según la imagen que se muestre en el podcast antes de hacer clic en el play; incluso que el podcast se abra o no en una ventana nueva puede ser beneficioso o no para el usuario.

No quedarse con las plataformas convencionales para podcast, investigar otras formas de utilizar las distintas plataformas existentes en Internet desde otros ángulos.

Comencemos entonces a hablar de usuarios y no de oyentes. Un usuarios consume de forma diferente un programa de radio, un usuario es un oyente con alternativas.

En este caso es importante analizar a nuestro usuario. No es garantía de nada subir un podcast a una de las mayores plataformas de podcast como iTunes que tiene millones de usuarios si la mayoría de nuestros oyentes/usuarios no cuenta con dispositivos Mac (no porque iTunes no funcione en otros dispositivos que no sean Mac, sino porque al ser un programa muy pesado los usuarios de otro tipo de dispositivos o plataforma no suelen descargarlo).

El gráfico muestra que el 76% de la población estadounidense escucha desde su dispositivo Smartphone

 

La plataforma elegida para subir el podcast debe estar pensada en función del podcast. Ir probando plataformas hasta elegir la que más se acerca a cubrir nuestras necesidades y la de nuestros usuarios. Para ésto no sólo hay que guiarse por los estudios (en su mayoría realizados en Estados Unidos) acerca de cuáles son los dispositivos y las tendencias, preguntar a nuestros oyentes cuáles son las plataformas qué utilizan, las necesidades y lo que buscan en un podcast es siempre un buen comienzo; como también fijarnos como nosotros reaccionamos como consumidores de podcast.

“El 30% de los oyentes lo hace de camino al trabajo o volviendo del mismo, y el 65% lo hace a través del teléfono móvil. Es una realidad que la facilidad de llevar un aparato tecnológico que siempre está a nuestro alcance está ayudando al crecimiento del podcasting en España, y en el mundo. Las apps de móvil “son las nuevas webs”. Señala la asociación de podcast de España 3

Aquí entramos en materia de aplicaciones Aquí una liga a un artículo acerca de las 10 mejores aplicaciones de podcast en este 2016: 10 Best Podcast Apps by John Corpuz

 

Sin lugar a dudas Estados Unidos fue el primer país en consolidar de manera eficiente, para su público, la transición de la radio al podcast y como siempre pasa en estos casos estableció una estructura.

En el año 2004 cuando el podcast todavía no se llamaba podcast el diario The Guardian sacó una nota acerca de esta nueva forma de hacer radio

“Es un experimento, en realidad,” dice Christopher Lydon,  ex periodista de New York Times y National Public Radio, ahora uno de los pioneros en el campo del podcasting. “Todo es barato. Las herramientas están disponibles. Todo el mundo ha estado diciendo que cualquiera puede ser un editor, cualquiera puede ser un organismo de radiodifusión. Vamos a ver si funciona.”4

Esta idea es interesante principalmente porque la idea no ha cambiado en absolutamente nada, sin embargo la realidad sí.

La idea de la facilidad de realizar un podcast por tener las herramientas casi al alcance, el bajo costo de su producción, la idea de que es un formato accesible para podcasters amateurs e independientes oculta en gran parte  lo que significa hoy en día, con un concepto ya establecido (podcast) y un consumo que creciente cada día, el verdadero trabajo que un podcast debe tener detrás para lograr ser un producto que tenga la calidad tanto en audio como en contenido.

El primer gran error, a mi entender, fue que cuando se quiso migrar la radio a Internet se migraron los formatos ya establecidos en la radio, la duración de los programas y su periodicidad fue algo que se quiso imitar en formato podcast y esto no tuvo éxito en la mayoría de los casos. Principalmente porque al podcaster amateur o independiente le resulta muy difícil mantener esa periodicidad sin el equipo de producción con el que cuentan los formatos radiofónicos convencionales. De ahí que la mayoría de los podcasters independientes no podamos avenirnos a horarios específicos.

Mi experiencia es que si el producto es bueno el podcast se espera. No hace falta ser puntual con el usuario sino brindarle un contenido interesante y él se encargará de descargarlo, incluso de esperarlo. Con el podcast no se produce esa falta de respeto que se produciría en la radio convencional.  El usuario es fiel porque también él tiene la posibilidad de elegir cuándo escuchar el programa. Uno es capaz de establecer una relación con el usuario en donde se establecen ciertas reglas.

Esa relación que se daba a través del fiel oyente de radio mediante el llamado telefónico, hoy se da en un podcast mediante la sorpresa, mediante el juego de que el usuario pueda encontrar algo interesante entre la maraña de información de todos los días.

Esta relación produce algo interesante, el usuario deja de escuchar como “sonidos de fondo que lo acompaña” y realmente es capaz de prestar oídos e involucrarse; aún sin realizar ningún comentario en la página del podcast. El usuario se involucra en la espera, en la anticipación de lo que vendrá y en la búsqueda. Si además uno puede incentivarlo desde el podcast desde otras perspectivas la experiencia se enriquece.

5En Mayo de 2016 le hicieron una entrevista a Jad Abumrad uno de los fundadores del podcast Radiolab un podcast que en pocos años creció exponencialmente. El formato y el contenido dinámico y novedoso lo hicieron único tanto es así que pasó de tener un par de fieles oyentes a tener una audiencia establecida en Estados Unidos que reavivó hasta la realización de podcast en vivo en teatros.

La verdad es que yo fui una de las fieles oyentes que los siguió desde sus primeros podcast en 2008 y si hay algo que noté en todos estos años es que su clave fue la innovación. El punto nunca estuvo puesto en cubrir un espacio, ni establecer un formato. La mirada estaba siempre puesta en sorprender al oyente con todas las herramientas disponibles que tenía el podcast junto con el medio radiofónico. Nadie estaba pensando en la audiencia en términos de cumplir convenciones radiofónicas pero sí estaba muy pensada la plataforma en donde el usuario puede escuchar, descargar y encontrar todos los podcast de forma sencilla y dinámica. La estética no siempre es la más linda (por lo menos para mí) lo que hizo que varios de los programas no los escuche. Pero siempre me atrajo su búsqueda en cada programa por hacer algo diferente.

Hay que cambiar radicalmente la idea de la facilidad de realizar un podcast por tener las herramientas casi al alcance, y por el bajo costo de su producción. La producción nunca tiene un bajo costo. El costo no está en los equipos está en la experimentación constante, en la búsqueda por sorprender al oyente. No necesitamos de un formato que se repita semanalmente y que abarque una cantidad de formas establecidas. En el podcast no necesitamos tener una cita con el oyente. Es colocar al oyente en un laberinto en donde sea interesante buscar la salida.

El diario español El País afirma en Mayo de 2016 que del “Podcast no vive nadie” Doce años después de su llegada a España, el audio independiente fracasa como negocio, frente a las producciones millonarias de EE UU6.

Cosa cierta si continuamos esperando sacar rédito de publicidades, o avisos incrustados al mejor estilo de las radios convencionales. Pero desafiemos al oyente y desafiémosnos a nosotros como oyentes.

Aunque no se encuentra muy lejano al formato convencional el grupo ” The Football Ramble6 desafía esto de que del podcast no vive nadie. Los oyentes pueden pagar £ 1.99 ($ 2,90) para obtener un programa semanal sin publicidad y además de un programa mensual de bonificación. Es verdad, estamos hablando de fútbol y en Inglaterra. Pero la idea es buena principalmente porque se esta vendiendo un producto bueno a un precio accesible y la gente quiere comprarlo.

Para esto es fundamental entender que la idea de hacer un podcast se encuentra lejana a la idea de algo simple, fácil de realizar  por tener las herramientas casi al alcance, con bajo costo de su producción.

Hoy en día realizar un podcast no está relacionado con saber editar mínimamente, contar con un micrófono y establecer un horario.

El podcast es uno de los productos que encierra más producción, que necesita de una innovación constante, de una plataforma adecuada, de los conocimientos necesarios acerca de audio no sólo en temas de edición sino también de calidad de audio.

El podcast es un producto de largo alcance, que tiene un duración en el tiempo que se transforma en un archivo de consulta a posteriori. La calidad de audio no queda sujeta a la inmediatez de la escucha sino que trasciende el momento de la escucha y se convierte en un formato de almacenaje. Esto se encuentra íntimamente relacionado con la formas de búsqueda en Internet, la facilidad de aplicar tags, palabras clave, descripciones y demás que convertirán el podcast en un archivo de consulta dentro de Internet.

No basta con hacer podcast con las herramientas que tenemos a nuestro alcance, la búsqueda por la innovación y la calidad es lo que hace que un podcast se escuche. Ningún podcast se vuelve masivo pero no es necesario que esto ocurra, al contrario, resguardar la intimidad con el usuario/oyente es fundamental, es parte del juego.

Para hacer un podcast también hay que adquirir otros conocimientos y desarrollar otros contenidos con los que el oyente se pueda relacionar. Ésto significa producción, una producción importante, una especialización por la que la gente adecuada, aunque sea un nicho muy pequeño estaría dispuesta a pagar.

Pero esto sólo funcionará si uno es lo suficientemente hábil como para dejar al usuario/oyente perdido en un laberinto e incentivado para que encuentre por si solo la salida.

Internet como formato encierra la idea de perdernos, todo el tiempo estamos perdiéndonos y todo el tiempo estamos peleándonos con la idea de estar perdidos. Sin embargo, para encontrar cosas buenas en Internet es necesario perderse.


1
Artículo:  La UPSA estudia la evolución de los podcast en España y Latinoamérica

2Estudio: Evolución del conocimiento y consumo de podcasts en España e Iberoamérica

3Artículo: Cómo es el renacer del podcast en el móvil y cuáles son los ejemplos que lo están impulsando

4Artículo: The Guardian Audible revolution 2004

5 Artículo: Why the Founder of Radiolab Ignores His Audience

6 Artículo: Del podcast no vive nadie

7Artículo:Will people pay for podcasts?

Artículo: What’s Behind the Great Podcast Renaissance?

Entre los plugins de WordPress que me parecieron más presentables se encuentra: Seriously Simple Podcasting