[dropcap letter=”M” shape=”square”]e gustó la propuesta de la artista finlandesa Nina Backman1 quien en un performance que se titula “The silence meal2 nos propone justamente eso: sentase a comer en silencio.[/dropcap]

 

The silence meal es una experiencia culinaria performativa que gira alrededor de los sentidos y el silencio. La comida sigue una trama específica y se abre oficialmente cuando la artista se sienta a la mesa.
Asistir a los rituales de una comida de una manera que es libre de distracción verbal, la comunalidad de silencio trae consigo una intensidad única para la ocasión.
Por lo tanto, en la eliminación de los ingredientes de la palabra hablada, los huéspedes son libres para explorar una gran variedad de experiencias sensoriales que pueden ser a la vez la naturaleza física, emocional, espiritual o cultural. A través de estar en compañía de la propia voz de uno, el silencio de las comidas presenta a sus huéspedes la oportunidad de observar lo que surge en su lugar de interacción tácita.
Cada comida, al ser una constelación única, está documentada en una variedad de maneras, incluyendo a través del film, la fotografía y el sonido. Entrelazar las huellas dejadas por las diferentes comidas hace de esta experiencia un collage de sensaciones”.

Este performance se encuentra enmarcado en un proyecto denominado “The Silence Project”3 que reúne a distintos artistas independientes con entidades culturales y sociales para estudiar, compartir y experimentar con el concepto del silencio en relación a las nuevas realidades urbanas.

Este proyecto está inspirado en el concepto tradicional finlandés de “libertad para deambular” o jokamiehenoikeus “derecho público de libre tránsito en la naturaleza” un concepto que se originó a finales de los años 40’ para facilitar a los habitantes de las urbes tener contacto con la naturaleza. Este derecho permite el libre acceso a los bosques, el medio acuático y el derecho de recolectar productos naturales, independientemente de la propiedad de la tierra, transitar y pernoctar en propiedad privada. Junto al derecho se incluye la exigencia de respeto y cuidado tanto hacia la naturaleza como a la vida animal, así como hacia los propietarios y otras personas presentes. Todos los países nórdicos comparten esta visión. Un derecho que simboliza la esencia de la cultura nórdica, a saber, la estrecha relación con la naturaleza donde el silencio y el espacio es omnipresentes.

Como un programa de exposiciones “The Silence Project” examina cómo la experiencia finlandesa del silencio y el espacio ha llegado a dar forma a la cultura, así como las identidades individuales. En un momento en que las mega-ciudades, la disponibilidad de espacio libre, y por lo tanto el silencio está disminuyendo hasta casi convertirse en un lujo.

“The Silence Project” tiene como objetivo facilitar las iniciativas con las que conservar y transmitir el inicio del “Espacio de oasis y silencio” en el entorno urbano: la creación de islas dónde surgan las ideas y la creatividad florezca – refugios alejados de la sobre estimulación de la sociedad moderna.

No me encuentro en Finlandia y a pesar de que vivo en un pequeñísimo pueblo a orillas de un lago tanto la sociedad de la que vengo como en la que me encuentro están apabulladas de sonidos. No me molesta, he aprendido a convivir con ellos, incluso resisto bastante en las grandes ciudades aunque me canso de sobremanera visual y auditivamente. Mis oídos se cansan, mi cabeza se nubla.

La gata se sienta a mirar por la ventana durante horas, bosteza y vuelve a mirar. En silencio completo (casi siempre, si no se da cuenta que la estoy mirando).

Un oasis de silencio, en cualquier espacio. Comer en silencio para despertar los demás sentidos. No sólo tener el derecho de caminar libremente en la naturaleza, tener derecho al silencio; también abrir la posibilidad de que permitirnos hacerlo,practicar el silencio.

Cada uno tiene su oasis, su posibilidad de oasis de silencio. Aprovecharlo depende únicamente de hacer el intento.

 

1http://www.ninabackman.com/

2http://silenceproject.fi/silence-meal/

3http://silenceproject.fi/

Foto de portada: Edith Södergran placa autocroma de la vista sobre el pueblo Onkamo Finlandia.