Este post es parte de la serie titulada: Mujeres y Sonido

Otros post de esta serie:

  1. Delia
  2. Ectoplasma y diseño de sonido.
  3. Sonidos que nunca hemos escuchado antes. (Current)
  4. Una flor para Else.
  5. Mujeres y sonido. Los números cambian pero…

The main duty of the poet is to excite – to send the senses reeling.
Rosmery Tonks

[dropcap letter=”E” shape=”square”]l recorte pegado en mi pared lleva ya casi 6 años, es una raída impresión de un recorte más antiguo. En su costado izquierdo dentro de un pequeño rectángulo con tipografía serif, parece Times New Roman, está escrita la palabra RADIO.[/dropcap]

A un costado, ya casi no se lee del todo escribí con tinta negra: The Times, julio 1967

Encontré la referencia a este artículo en el libro British Musical Modernism: The Manchester Group and their Contemporaries” de Philip Rupprecht. En la página 423 Rupprecht habla del compositor experimental y músico electrónico Tim Souster productor de la BBC en los años 60’. Es aquí donde menciona el artículo de Hilary Haywood muy por arriba.

El artículo tiene unos 48 años, hace seis que lo imprimí y lo colgué en la pared. Nunca más encontré otra referencia acerca de este artículo, nunca más pude ingresar al “The Times” para tomar otra impresión.

El artículo en letras Times New Roman se titula:

Sounds we never heard before by Hilary Haywood (Sonidos que nunca hemos escuchado antes).

“El poema para radio de Edward Crook ‘Seasons through the day of a town by the Sea’ (Estaciones a través del día en un pueblo junto al mar)- este título, digamos que suena tan impresionante a la medianoche, pero risible para el mediodía- podrá ser escuchado nuevamente el 7 de agosto (1967). El autor de 30 años de edad trabajó en televisión, escribió una novela, es amante de los viajes y está recién llegado a la radio.”

Este es el primer párrafo de la nota. Ahora que la miro y la tengo entre mis manos me pregunto: ¿En qué sección del diario apareció? ¿Qué otras notas estaban a su alrededor?

Interesante es el conocimiento acerca del medio radiofónico –este título, digamos suena tan impresionante a la medianoche, pero risible para el mediodía- de Hilary Haywood (de quien no he podido encontrar ninguna referencia en Internet a pesar de ser periodista de The Times en los años 60’). La radio quizás sea el único medio de comunicación en que la temporalidad, la luz y las sombras afectan de forma directa lo que se está comunicando. Piense el lector en el cine donde se aísla al espectador para poder generar un clima, en Internet dónde la interacción propia por parte del usuario lo sumerge en el mundo del ciberespacio, piense en la televisión dónde una película de horror puede ser tan efectiva al mediodía como a la noche, por desgracia o por suerte en la radio una obra puede volverse impresionante por la noche y risible al mediodía.

Hilary describe al autor del poema radiofónico como un chico curioso de 30 años que recién se encuentra con el medio de la radio, incluso después de haber trabajado para la televisión, de haber escrito una novela y de haber viajado. En esta descripción se vislumbra la importancia de la radio en esa época, la radio sigue siendo en los años 60’ el medio de comunicación por excelencia aunque ya existía la televisión desde hacía tiempo.

No he podido encontrar la emisión de primer programa para saber si alguna vez se emitió durante el día pero la revista Radio Times1 publica en su programación del mes de junio de 1960 que el 7 de agosto a las 21:55 horas la BBC emitiría (gracias al artículo de Hilary Haywood, sabemos que es una segunda emisión) el poema radiofónico: Seasons through the day of a town by the Sea.

Seasons through the day of a town by the Sea” escrito por Eduard Crook, leído por Frances Hooker2 y musicalizado con sonidos electrónicos por Tim Souster.

“Un experimento reciente que combina poesía y música, como en el sonomontaje de Rosmery Tonks3, se han aprovechado de las técnicas radiofónicas para mezclar textos existentes con sonidos especialmente preparados. En el programa de esta noche, una secuencia especialmente escrita de poemas ha sido orquestada con música electrónica.
Introducido por George Macbeth45

El artículo de The Times continúa.

“Frances Hooker lee las palabras dos veces, la segunda vez junto a la puntuación de Souster, con una clara y delicada voz poética de actor. Está hermosamente hecho, pero tan hermosas como tales actuaciones raras pueden llegar a ser, en este caso la característica de fuera de este mundo fue subrayada por la partitura, pero entonces los sonidos electrónicos no son humanos y es difícil producirlos de forma no mecánica.”

Aquí comenzamos a ver el verdadero desasosiego de quien escribe, Hilary Haywoo, no olvidemos que estamos leyendo un artículo publicado en 1967. Pero no quiero adelantar mucho, el lector pronto descubrirá mis intenciones.

“Leer silenciosamente este pequeño, triste y suave poema que tiene el atractivo de toda la poesía de todos los escritores jóvenes y, mientras los músculos y los tendones están aún sin desarrollar, una sensación agradable es evidente en él. En la mañana temprano ‘el toque cálido del sol’ hace que ‘la sábana de niebla se doble’ y ‘un cometa lleno de viento transfiere el murmullo de la cuerda y el revoloteo de la seda a un joven puño’. Los símbolos de Crook acerca de la vida, la muerte y las estaciones del año son válidos; pueden o no estar acompañados del sonido electrónico, si este sonido añade o resta a lo que dicen las palabras, eso es un asunto de gustos personales.

Las facilidades para el programa son provistas por el Taller Radiofónico6 organizado por la imaginación de Desmond Briscoe, esta matriz de sonidos inexplorados está compuesta por cuatro asistentes creativos, tres técnicos, un ingeniero de audio y personal de medio tiempo que trabajan en tres estudios equipados con equipos especiales. El Taller Radiofónico utiliza tanto música concreta basada en sonidos naturales, como sonidos electrónicos cuyo pionero es el alemán Karltheinz Stockhausen. El resultado final de cada trabajo individual es una única y definitiva partitura, ya que cada compositor trabaja con su propio método, ya sea musical, matemático, técnico o los tres juntos. Entre los compositores más conocidos en este país (Reino Unido) se encuentran Ron Grainer7, Tristam8 (hijo de Joyce Cary), Daphne Oram y Roberth Gerhard”.

Radio Tiema septiembre - Dr WhoA este párrafo quería llegar. El Taller Radiofónico al cual perteneció Delia Derbyshire, a quien se nombra veladamente (al hacer referencia a las matemáticas, método de composición principal de Delia9) y quien en el año 1970 abandonaría la BBC porque había tildado varias de sus propuestas radiofónicas de lascivas y lujuriosas;  la única mujer a la que se nombra en el artículo es a Daphne Oram y se la nombra bajo la categoría de compositora (aunque importante) siendo en realidad junto con Desmond Briscoe la creadora del Taller Radiofónico.

“El Taller Radiofónico (utilizado tanto para la radio y la televisión) fue construido en 1958 con sólo dos personas. Fue el creciente uso de las cintas magnetofónicas lo que llevó a los primeros experimentos como ‘All that fall’ de Samuel Beckett. ‘The Disagreeable Oyster’ de Giles Cooper, y una puesta de escena radiofónica del poema de Frederick Bradnum.

En estos momentos el Taller Radiofónico provee acompañamientos incidentales para crear atmósferas de impacto dramático. Muchos programas son educativos, los niños tienden a abrir sus oídos y escuchar sin nociones preconcebidas. En este contexto en particular, se dice que estos sonidos siendo obras únicas cada vez, son sonidos no asociativos y por lo tanto dejan la imaginación más libre que la música convencional; extrañamente. Yo no estoy de acuerdo”.

El final del artículo nos deja con la pregunta de si Hilary Haywood no está de acuerdo con que estos sonidos experimentales dejen la imaginación más libre que la música convencional, o si no está de acuerdo con que los niños escuchen sin nociones preconcebidas.

Lo que sí este pequeño artículo refleja un sentimiento muy particular que de tanto en tanto resurge en mí.

Pensemos que este artículo se escribió casi 10 años después de que el Taller Radiofónico se pusiera en marcha, por lo tanto uno pensaría que la gente ya estaría acostumbrada a esos sonidos extraños, pero al parecer por cómo se titula este artículo a 10 años del surgimiento del Taller Radiofónico continúan siendo sonidos extraños, demasiado extraños.

Se pone bajo la lupa la extrañeza de los sonidos, pero no la poesía. La extrañeza de las palabras se encuentra completamente justificada. Mientras que los sonidos deben ganarse un lugar, competir con otros sonidos para ver cuál otorga más libertad.

Tengo este artículo colgado, incluso enmarcado, no porque sea un buen artículo ni porque dice cosas maravillosas acerca del arte radiofónico; sino porque me da una perspectiva acerca del tiempo, de la historia de los sonidos, de mi relación con ellos, de la relación de otras personas con los sonidos.

Cada vez que leo el artículo entiendo porqué Delia Derbyshire abandonó el Taller Radiofónico, entiendo un poco el papel de las mujeres compositoras y la lucha constante por acceder a un reconocimiento, casi siempre parcial, muy parecido al que obtiene Daphne Oram en este artículo. Me hace recrear la imagen de un Taller Radiofónico en su mejor momento, con la expectativa de experimentación, aunque reservada y criticada. Me deja el gusto por la radio, por no convencer al oyente, porque lo experimental no es tratar de convencer a nadie, ni de caerle bien. Porque lo experimental no siempre debe salir bien (Aunque sí creo que siempre debe ser un producto sumamente cuidado, lo experimental no puede darse el lujo de dejar colgando hilachas)

Sonidos que nunca antes hemos escuchado, no porque no hayan pasado por nuestros oídos, sino porque son inesperados. Inesperados los sonidos, los contextos, los mundos que transforman.

Por esto me quedo con la frase de Rosmery Tonks que creo se aplica perfectamente al campo de los sonidos y de la poesía:

“El principal deber del poeta es excitar – hacer que los sentidos tambaleen”

 

 

 

1 Radio Times: Fue una publicación que nació en 1923, después de que John Reith (primer director general de la BBC) recibiera un ultimátum de la Asociación de Editores de Periódicos que decía: ‘pagan, o publicaciones NPA no llevarán anuncios de radio’ así surgió la idea en la BBC de publicar su propia revista dedicada exclusivamente a los anuncios de radio – de ahí la primera edición de La Radio Times el 28de septiembre de 1923.
Leer artículo La historia de Radio Times

2Tampoco he encontrado referencia de Frances Hooker pero al parecer era una de las locutoras de la BBC de ese momento ya que parece en los créditos de otros programas.

3Rosmery Tonks poeta inglesa que trabajó en la BBC. Escribió varios libros de poemas. Su historia es sumamente compleja como sus poemas desapareció de la escena pública en 1970y no se supo más de ella hasta su muerte el 15 de abril de 2014.

4George Mann MacBeth poeta y novelista escocés quetrabajó en la BBC como productor de programas de poesía.

5 http://genome.ch.bbc.co.uk/e60159acd0be4003a214cec0326f2c7e

6Acerca del Taller Radiofónico de la BBC y Delia Derbyshire escribí en un artículo titulado: El lado femenino de los sonidos

7Quien trabajó con Delia Derbyshire en la apertura de la serie Doctor Who.

8 Se refiere a Tristam Cary considerado como el padre de la música electrónica británica.

9Graciosa la contradicción de omitir a Delia en el artículo y que en la tapa de Radio Times de septiembre de ese mismo año, 1967 estuviese la serie Doctor Who.

Foto de portada: Concepción artística del Módulo de Excursión Marte (MEM), propuesto en un estudio de la NASA en 1964.


 

Continúa leyendo la serie: