Este post es parte de la serie titulada: Proceso: Ritual Radio

Otros post de esta serie:

  1. La finitud de los sonidos
  2. La intimidad de las reverberaciones
  3. Surcando las aguas del pitch (Current)
  4. Entrevista revista Noisesland – Ritual Radio

Pitch, pitch, pitch! pronunciaro es casi imposible, ponerlo en práctica todo un desafío.

Desglosemos lo que sabemos del pitch antes de comenzar a explicar el procedimiento.

Comencemos por realizar la distinción entre sonidos puros y compuestos. Decimos que los sonidos puros son aquellos que están constituidos por una sola frecuencia y los sonidos compuestos por dos o más frecuencias. Esta división entre sonidos puros y compuestos es un división puramente física no afecta en gran medida nuestra percepción del sonido. Sin embargo todas las teorías acerca de los sonidos compuestos parten de la suma de conocimientos obtenidos del estudio de los sonidos puros (de las frecuencias simples).

Cuando escuchamos un sonido compuesto estamos escuchando un conjunto de frecuencias que suenan todas a la vez. Cuando éste conjunto de frecuencias  se perciben como un sonido único, constante (no como muchos sonidos separados) produce una sensación de altura tonal concreta.

Pensemos en el piano (este ejemplo se traduce para cualquier instrumento musical conocido) las distintas teclas del piano aunque emiten sonidos compuestos producen una sensación auditiva tonal concreta que va de los sonidos más agudos a los más graves.

Ésta sensación tonal concreta que producen los sonidos compuestos está determinada  por la más baja de las frecuencias que componen el sonido a esta frecuencia se la llama: “Frecuencia Fundamental” o “Pitch”

Todo sonido siempre tiene una frecuencia  inicial más baja que todas las demás, que será su frecuencia fundamental, y que es la que predomina preceptivamente en la sensación de altura tonal.

Existen sonidos compuestos en los que todas las frecuencias son múltiplos de la frecuencia fundamental a estos sonidos se los llama “armónicos” (por ejemplo la voz) pero no todos los sonidos compuestos son así de prolijos y organizados.

Desde hace tiempo busco jugar con el pitch sin que sea sumamente notorio a mi entender es lo que hace desagradable la utilización de este proceso. Quizás la palabra no es desagradable ¿Quizás sea repetitivo?

El recurso de los sonidos que se afinan o se vuelven más graves es conocido principalmente en los efectos de sonido de los dibujitos (el ratón acelerando su paso al correr), también se encuentra extendido en el uso de la voz para generar voces que viajan a través de sustancias ilegales en sueños tóxicos o bien, son monstruos que nos hablan del cine en blanco y negro.

En este Ritual Radio capítulo4 una vez más me concentré en éste recurso, dura tan sólo unos segundos y es tan sólo una de las tantísimas pruebas que he realizado. Sigo con la misma pregunta: ¿Cómo hago para que este recurso no pase desapercibido pero a la vez no sea el mismo de siempre?

El primer gran problema es que hasta la fecha he encontrado pocos plugins satisfactorios para la tarea. Para lograr una especie de amalgama en el recurso se necesita utilizar el plugin de pitch junto con el time stretch y es difcíl encontrar la pareja adecuada.

En este caso probé superponer varias capas de voz con diferente pitch (sin tocar el tiempo) para esto utilicé el plugin Pitchproof de descarga libre de la empresa Aegean Music lo que hice fue afectar únicamente el control del pitch dejando el control de tono en C/am. Los valores de pitch en los que acomodé cada una de las capas fueron -12, -8, -4 hasta llegar a la voz original (sin pitch).

A la voz original la traté un poco con otro plugin de pitch llamado Pitchwheel de la empresa QuikQuak, este plugin me gusta mucho porque trata de forma sutil el sonido y comúnmente lo utilizo  para jugar con las voces principales en una narración. Este plugin en particular le otorga cuerpo a los sonidos agudos.

Pitchproof- Aegean Music
Pitchwheel – QuikQuak

 

Continúa leyendo la serie: