Este post es parte de la serie titulada: Una mañana para escuchar radio

Otros post de esta serie:

  1. Una oportunidad para rescatar viejas grabaciones.
  2. Un programa de radio para no perderse
  3. Postales de audio. (Current)
  4. La radio se pregunta ¿por qué el cielo es azul?
  5. Es como perderse en un bosque extraño

Por la mañana escucho radio. No suelo escuchar discos de música a menos que me siente a escucharlos detenidamente, por alguna razón no dejan que me concentre en mi trabajo. Pero la radio siempre deja que uno haga cosas mientras escucha, que uno esté con un pie dentro y otro fuera de este mundo.

Por lo menos una vez a la semana recorro el dial de Internet buscando cosas que me gustan escuchar. Como hace mucho tiempo que realizo la tarea he ido coleccionando varios programas que se encuentran entre mis preferidos, no me quedo con una sola radio, ni con un programa y mucho menos con un solo género.

Esta mañana es una maraña de cintas de carrete abierto, una voz increíble y una edición muy cuidada. Para quienes dicen que la radio ya no es lo que era y se les hace un nudo en la garganta al recordar las cintas de carrete abierto.

El artista sonoro escocés y radio artista Mark Vernon realizó una serie de programas radiales experimentales entorno a los clubs de grabación de cinta de carrete abierto. Al parecer en la época de los 60’ y 70’ se expandieron por toda Escocia los clubs de cinta de carrete abierto. Lugares donde amateurs dedicados a las grabaciones se reunirían a darse consejos, intercambiar grabaciones, participar en concursos y organizar actividades como viajes de grabación de campo.

Esta gente cargaba con pesadas grabadoras de cinta de carrete abierto por el campo, las iglesias, en las estaciones de bomberos, aeropuertos y carnavales para capturar los sonidos que se producían a su alrededor. En esta época muchos experimentaron con nuevas técnicas de grabación, elaboraron sus propios documentales, obras de teatro, etc. Diferentes clubs intercambiaban entre ellos cintas con saludos, resúmenes de sus actividades y pruebas de audio.

“En los años 80’ murió todo interés en estos clubs, la gente se volvió hacia el cine y el vídeo. Para los estándares de hoy en día los valores de producción dejan mucho que desear, las voces no son seguras o demasiado consciente de sí mismos y los resultados finales son de personas amateurs en la materia; pero aquí en se encuentra el encanto. La ingenuidad y la inocencia es evidente en muchas de estas grabaciones, algo que hemos perdido al estar más familiarizados con la tecnología”.

Son varios los programas que conforman la serie el que elegí para escuchar hoy está dedicado al Club de cintas de carrete abierto Leicester (The Leicester Tape Recording Club) ubicado en la ciudad de Leicester en la parte de Midlands del Este en el Reino Unido.

“Este programa de radio cuenta con postales de audio de algunos de los participantes de Leicester Club. Activo en los años 60 y 70, fue un club para los amantes de grabación de cinta unidos en su dedicación al arte de la grabación de sonido. Grabadores que veces involuntariamente capturaban las minucias de un suburbio ahora surrealista. Un mundo olvidado de nylon, pipas de brezo y chalecos que se reunía para hablar de cintas, velocidades y soldadores.

Esta es una historia no sólo de un club, sino de una comunidad, una comunidad de aficionados, aficionados y personalidades encantadoras que capturaron fenómenos extintos como el “Golden Wonder1” de otro modo, en sonidos. Los recuerdos están hechos de hiss”.

El programa pertenece y es una producción íntegra Mark Vernon.
Este programa fue transmitido por primera vez en Framework Radio 30/06/2013.

1Una marca escocesa de papas fritas en bolsa.

 

Continúa leyendo la serie: