Este post es parte de la serie Una mañana para escuchar radio

Otros post de esta serie:

  1. El silencio.
  2. Cuentos de misterio, aventura y el suspenso
  3. Más allá de la música (Este post)
  4. Cerrar los ojos y dejarse llevar por el sonido
  5. El musicalizador.

[dropcap letter=”P” shape=”square”]or la mañana escucho radio. No suelo escuchar discos de música a menos que me siente a escucharlos detenidamente, por alguna razón no dejan que me concentre en mi trabajo. Pero la radio siempre deja que uno haga cosas mientras escucha, que uno esté con un pie dentro y otro fuera de este mundo.[/dropcap]

Por lo menos una vez a la semana recorro el dial de Internet buscando cosas que me gustan escuchar. Como hace mucho tiempo que realizo la tarea he ido coleccionando varios programas que se encuentran entre mis preferidos, no me quedo con una sola radio, ni con un programa y mucho menos con un solo género.

Se hicieron tan sólo seis episodios de este programa en el año 2010, ahora casi olvidado en Internet en la página de Sound and Music. Presentado por David Rogerson y Jonathan Webb, producido y masterizado por Brains y Hunch. De los seis episodios este último programa guarda un sentido del ciclo completo/incompleto. De los proyectos que quedan inconclusos, pero la radio es radio y los ciclos tienen su fin aunque sean cortos y pequeños. Excelente amalgama de sonidos para una mañana como ésta.

Cada episodio cuenta con mini-investigaciones sobre los territorios y los movimientos específicos, una mirada a las actividades de música y sonido pasados, actuales y futuros; un surtido aleatorio de intereses, curiosidades y novedades que dibujan una línea a través de una multitud de géneros. De la periferia de la música como arte radical a la roca primitiva del ruido, la improvisación libre, la electrónica, ambient drone, grabaciones de campo, psicodelia pop, nada de música y más allá de la música.”

Continúa leyendo la serie: