“Si para usted su barco, y coloca el extremo de un largo tubo en el agua, y coloca el otro extremo del tubo en su oído, escuchará barcos que están a gran distancia del de usted”. Leonardo Da Vinci, 1490

Hacia 1902 en los faros de las costas norteamericanas se instalaron campanas submarinas que prevenían a los barcos de los bancos de arena o roca. Estas campanas transmitían bajo el agua ondas sonoras que eran captadas por micrófonos en los barcos. Así los marineros calculaban la dirección de la campana y podían tomar providencias para alejarse del peligro.

Durante la primera guerra mundial, los submarinos alemanes se habían vuelto invisibles para los aliados, pero tenían un defecto: hacían mucho ruido. Detectar ese ruido era el único modo que los barcos aliados tenía para eludir los ataques o emprender la caza. La técnica de Leonardo Da Vinci fue pobremente mejorada: en 1916 se desarrolló un detector de sonidos que consistía en un tubo largo en forma de T rematado con puntas de caucho, que colgaba al costado de los cazasubmarinos, el barco se detenía cada pocos cientos de metros para que el operador escuchara en el extremo superior del tubo con un estetoscopio; cuando se oía algún ruido submarino, se determinaba la dirección del navío enemigo. Trabajando en equipo, los cazasubmarinos aumentaban su eficacia; ya que al recibir sonidos desde diferentes direcciones lograban localizar su blanco con bastante exactitud.

Primera Guerra Mundial - Escuchando con hidrófonos - The National Museum Royal Navy

Primera Guerra Mundial – Escuchando con hidrófonos – The National Museum Royal Navy

Los hidrófonos son dispositivos muy parecidos a los micrófonos comunes. Funcionan del mismo modo; captan la energía acústica submarina y la convierten en energía eléctrica.

La mayoría de los hidrófonos están hechos de un material piezoeléctrico. Este material tiene una propiedad especial que le permite producir pequeñas señales eléctricas cuando se expone a cambios de presión. Bajo la presión de una onda de sonido, el elemento piezoeléctrico se flexiona y emite señales eléctricas. Estas señales eléctricas se pueden grabar y posteriormente analizarlas con los programas de ordenador para determinar las propiedades de la onda de sonido, incluyendo amplitud y frecuencia.

(Este post fue publicado para la pieza de experimentación sonora “In The Darkness Of the World” en 2015)